viernes, 22 octubre 2021 02:31

Pamplona trabaja en un proyecto para impulsar la detección de la violencia infantil en RRSS

el corte ingles

El Ayuntamiento de Pamplona está trabajando en el proyecto europeo ‘Cibercops viochild’ para la detección de la violencia infantil y juvenil en redes sociales y el apoyo y protección a las víctimas o potenciales víctimas.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado su participación en la convocatoria de ayudas de 2021 ‘Ciber detección precoz, prevención, protección y apoyo a niños, niñas y jóvenes víctimas o potenciales víctimas de violencia en redes sociales’, del programa Derechos, Igualdad y Ciudadanía (CER- 2021-DAPHNE) de la Comisión Europea. La realización del proyecto está condicionada a la aprobación por parte de la Comisión Europea, ha explicado el Consistorio pamplonés en una nota.

La Policía Municipal de Pamplona ha sido invitada a participar por su larga trayectoria en el desarrollo de su Policía Judicial. La coordinación del proyecto corre a cargo del Ayuntamiento de Madrid y también participan las policías locales de Málaga, Turín (Italia) y Gdansk (Polonia), la Consultora social en el ámbito de los derechos humanos, la infancia y la adolescencia Copérnico-ic y la Fundación ANAR, organización de la sociedad civil especializada en los derechos de la niñez y la juventud.

Como socios asociados se integran el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 a través de la Dirección General de Derechos de la Niñez y la Adolescencia y las policías locales de Elche, Getafe y Leganés.

El desarrollo del proyecta contempla la creación de un equipo de policías cibernéticos especializados en violencia contra la niñez y la juventud en las redes sociales y plataformas de internet y el diseño de protocolos de intervención que puedan ser asumidos, por un lado, por las diferentes plataformas de internet y redes sociales y, por otro lado, por entidades públicas y privadas.

Para ello, se formarían policías locales en cuestiones de delitos de odio que afectan a la infancia y juventud incluyendo temas de ética y derechos y teniendo en cuenta la perspectiva de género. El modelo sería transferible a otras ciudades españolas.

Entre las actuaciones previstas se encuentran la presencia de policías especializados en violencia contra niños, niñas y adolescentes en redes sociales, mayor colaboración con Internet y plataformas de redes sociales, mejorar la coordinación entre las distintas administraciones y la sociedad civil e incidir en la prevención de la violencia contra niños y jóvenes antes de que ocurra notificándola desde los primeros signos.

Asimismo, persigue cambiar comportamientos con respecto a la violencia contra niños y adolescentes en la red, garantizar la seguridad de las víctimas, fortalecer los sistemas de protección infantil y generar una mayor cooperación entre servicios policiales. Entre los ámbitos trabajados de violencia se encuentran la de género y la ejercida contra otros grupos como las personas LGBTIQ.

Al finalizar la iniciativa se crearía la unidad ‘Cyberpol viochild’ a nivel europeo en la que estaría Pamplona y se establecerían canales de colaboración sobre estos temas con Interpol, el Centro Europeo de Ciberdelincuencia de Europol y ICSE (Explotación Sexual Infantil Internacional).

El proyecto se desarrollaría fundamentalmente en España con algunas acciones transnacionales, en particular aquellas que tienen relación con la transferencia de conocimientos y buenas prácticas con el resto de policías. La ayuda europea alcanzaría el 80% del presupuesto.

Para poner en marcha el proyecto se ha tenido en cuenta el gran uso de las redes sociales en esa franja de edad, un uso que se ha incrementado con la pandemia causada por la Covid-19 conllevando el aumento de violencia en ellas (ciberacoso, violencia online, happy slapping, etc.).

También se enmarca en la recientemente aprobada Ley Orgánica de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia contra la Violencia, que regula específicamente «el deber de informar sobre la existencia de contenidos en internet que constituyen una forma de violencia o abuso de niños, niñas o adolescentes, constituyan o no delito, ya que internet y las redes sociales son particularmente sensibles a estos temas».