miércoles, 27 octubre 2021 21:56

Irene Montero impuso sus matemáticas con perspectiva de género para “engrasar” su relación con el PSOE

Puede parecer absurdo, pero lo cierto es que la motivación del Ministerio de Igualdad de Irene Montero ha llegado incluso a la reforma educativa que planea el Gobierno. Por un lado, tenemos esa polémica medida por la cual aquellos alumnos que suspendan podrán pasar de curso independientemente de las asignaturas que hayan dejado atrás. Pero ahora, la nueva reforma contempla aplicar la perspectiva de género a las matemáticas. No es por temas de los géneros no binarios ni nada por el estilo. Lo que quiere el Gobierno es que se reduzca la presunta falta de interés por parte de las mujeres hacia las carreras de ciencias y eliminar la supuesta falta de confianza que tienen las niñas en sí mismas en referencia al dominio de la asignatura de matemáticas. Matemáticas con perspectiva de género.

el ministerio entiende que es básico añadir el «sentido socioemocional» a esta asignatura

No es un nuevo delirio del Ministerio de Igualdad. De hecho, quien ha aplicado esta medida ha sido Pilar Alegría a través de su cartera de Educación. Alegría ha hecho suyas las consideraciones de la OCDE en las que se alerta de que las mujeres tienen menos interés por realizar carreras de ciencias, ya sean las propias matemáticas, ingenierías o directamente física o química. Lo que entiende el Ministerio de Educación es que este problema viene de base por falta de interés por parte de las mujeres en las asignaturas de ciencias, incluidas las matemáticas. Por este motivo, el ministerio entiende que es básico añadir el «sentido socioemocional» a esta asignatura.

Lo que entiende Alegría es que las matemáticas tienen muchos aspectos, desde el algebraico al numérico, pasando por el espacial o cualquiera que se precie. Sin embargo, Educación, haciendo suyas las consideraciones de Irene Montero, entiende que el aspecto socioemocional nunca se ha tenido en cuenta y ha repercutido directamente en que haya menos interés por parte de las mujeres en las asignaturas y carreras de ciencias, según la OCDE. Con las perspectiva de género aplicada a esta materia desde el colegio, cambiarán mucho las cosas… o eso esperan desde el Gobierno.

El resumen del documento interno que prepara Educación publicado por El Mundo, Alegría y Montero entienden que «la adquisición de destrezas emocionales dentro del aprendizaje de las Matemáticas fomenta el bienestar del alumnado y el interés por la disciplina y la motivación por las Matemáticas desde una perspectiva de género, a la vez que desarrolla la resiliencia y una actitud proactiva ante nuevos retos matemáticos, al entender el error como una oportunidad de aprendizaje y la variedad de emociones como una ocasión para crecer de manera personal».

Sobre cómo se convencerá y motivará a las mujeres para que se motiven con las ciencias, Montero y Alegría tienen un plan infalible, entiéndase la ironía. Para el Gobierno es absolutamente «esencial» que las alumnas y alumnos del aula que asisten a la asignatura tengan claras las contribuciones de las mujeres a las matemáticas a lo largo de la historia. El departamento de Educación entiende que si las niñas ven que las mujeres también han aportado descubrimientos a esta materia, ellas se motivarán más para realizar cualquier carrera de ciencias. Esta perspectiva de género para las matemáticas estará disponible en el primer ciclo de Primaria (es decir, entre los seis y los ocho años), en el tercero (entre los diez y los 12 años) y en algunas otras asignaturas nuevas, por supuesto, también cargadas de perspectiva de género.

No sorprende a muchos en la oposición que Montero haya convencido al Gobierno de aplicar su afamada perspectiva de género a asignaturas como las matemáticas en un contexto en el que se ha aplicado una reforma educativa que deja mucho que desear. Para la oposición, el PSOE y Podemos se han metido en varios asuntos polémicos, pero lo grave está en que pretenden que los alumnos que suspendan pasen de curso limitando así la excelencia y la capacidad competitiva del país.

LA REFORMA SUSPENSA

El Ministerio de Educación y FP ha dejado en manos de las comunidades autónomas que un alumno pase de curso sin límite de asignaturas suspensas, según se desprende del Real Decreto Ley por el que se adoptan medidas urgentes en el ámbito de la educación no universitaria, aprobado este martes en Consejo de Ministros.

El documento recoge modificaciones a la hora de establecer los criterios de evaluación y promoción en educación primaria, secundaria y bachillerato, dejando estos en manos de las administraciones autonómicas y de los centros.

Con respecto a la evaluación, el texto señala que “las Administraciones educativas podrán autorizar la modificación de los criterios de evaluación previstos para cada curso, y en su caso materia, con el fin de valorar especialmente los aprendizajes más relevantes e imprescindibles para la continuidad del proceso educativo y la capacidad del alumnado para aprender por sí mismo y para trabajar en equipo, y en el caso del bachillerato, para aplicar los métodos de investigación apropiados”.