miércoles, 22 septiembre 2021 13:42

Intentos de pasar droga en la valla Melilla-Marruecos se salda con menor detenido

el corte ingles

La Guardia Civil ha realizado dos actuaciones contra tráfico de drogas en el vallado perimetral de Melilla, que se han saldado con la detención de un individuo de 16 años de edad y la aprehensión de 5.000 gramos de hachís y 2,167 kilogramos de cocaína. El presunto autor que abandonó la cocaína, utilizó un cordel para introducir la droga desde Marruecos a través del arroyo de Mariguari.

Según ha informado este martes un portavoz de la Comandancia, la primera intervención se materializó cuando una patrulla de vigilancia fronteriza se percató al llegar a las inmediaciones del control del Barrio Chino de la presencia de un joven que corría velozmente hacia una zona donde caían bultos que estaban siendo lanzados desde Marruecos a través del vallado fronterizo.

En esta ocasión y mientras recogía los paquetes, el individuo no se apercibió de la presencia de la patrulla de la Guardia Civil, siendo sorprendido in situ portando cinco paquetes de gran volumen que «tras su apertura ante su portador resultó contener cincuenta tabletas, que por su textura y color, pudiera tratarse de polen de hachís».

El detenido, con antecedentes por mismos hechos, es un varón de 16 años de edad, que ha sido puesto a disposición de la Fiscalía de Menores de la Ciudad como supuesto autor de un delito de tráfico de drogas.

A LA FUGA

La segunda actuación ha tenido lugar cuando una patrulla de servicio que realizaba labores de inspección del vallado perimetral, localizó a un joven en el cauce del arroyo existente junto al puesto fronterizo de Mariguari, «agazapado entre matorrales, que tras verse descubierto, emprende la huida del lugar no pudiendo ser interceptado por los guardias civiles actuantes» ha admitido la citada fuente.

Inspeccionado dicho cauce y la zona próxima a la reja que limita la zona marroquí de la española, los agentes localizaron una bolsa conteniendo dos paquetes rectangulares embalados con cinta de embalar atados a un cordel de unos tres metros, presuntamente utilizado para introducir los paquetes desde Marruecos a Melilla.

En dependencias oficiales pudieron comprobar en esta ocasión que su contenido se trataba de una sustancia de color blanca, que tras realizar su análisis a través de reactivos detectores de sustancias estupefacientes, «se determinó indiciariamente, que podría tratarse de cocaína con un peso total aproximado de 2,167 kilogramos distribuido en dos paquetes rectangulares» ha destacado el portavoz de la Comandancia.

Con estas dos intervenciones, la Guardia Civil ha evitado la puesta en circulación en el mercado ilícito de estupefacientes de unas 20.000 dosis de polen de hachís y 8.700 dosis de cocaína.