lunes, 20 septiembre 2021 00:27

UPN advierte del «deterioro» de Navarra por el «pacto vergonzante» con Bildu

El presidente de UPN y portavoz de Navarra Suma, Javier Esparza, ha advertido del «deterioro» de la Comunidad foral durante estos dos años de legislatura que, ha remarcado, han estado marcados por el «pacto vergonzante» con EH Bildu que el PSN «quiere seguir reforzando en el futuro».

En una rueda de prensa, Esparza ha resumido la actual legislatura en «más Bildu y menos Navarra, más Sanchísmo y menos liderazgo, más deterioro y menos progreso». Y ha afirmado que el actual «deterioro» de la Comunidad foral se debe a la «falta de liderazgo» de María Chivite que «ha aceptado las imposiciones de EH Bildu y Geroa Bai para ser presidenta»; y también a su «seguidismo absoluto de Madrid».

«Se está conformando con lo que Pedro Sánchez nos quiera dar, sin exigirle ni defender Navarra», ha reprochado. «Chivite es una réplica de Pedro Sánchez y de sus políticas, por lo tanto es una réplica de su falta de credibilidad y de su sometimiento a los independentistas para ocupar el sillón», ha añadido.

Asimismo, ha señalado las «diferencias» entre los socios del Gobierno que «están frenando muchas iniciativas» como el decreto del euskera, el mapa local, la financiación de las entidades locales, el TAV o el Canal de Navarra, ha enumerado.

Por otro lado, ha criticado que el Gobierno foral y el PSN están «callados» ante «las injerencias del independentismo vasco y el centralismo de Madrid», poniendo como ejemplos «la invasión de nuestras competencias sanitarias» en el acuerdo del Comité Interterritorial de Salud del pasado mes de junio, el Real Decreto Ley de medidas urgentes contra la temporalidad «que no respeta las competencias de Navarra», la legislación fiscal en materia de planes de pensiones, o el reparto de fondos ante los que «salimos perjudicados».

Además, ha afirmado que «hemos visto una presidenta humillada por el PNV, que se ha erigido como interlocutor válido a la hora de traspasar competencias como tráfico o el Ingreso Mínimo Vital».

Frente a ello, ha censurado la «soberbia» y la «falta de diálogo» del Ejecutivo foral. «No escuchan absolutamente nada, no buscan la colaboración con el principal partido de Navarra, han despreciado nuestras iniciativas y nuestra mano tendida», ha reprochado. En esta línea, ha afeado que «rechazó nuestra propuesta de aprobarle los Presupuestos de 2021» y de «darle estabilidad» hasta 2023 con la condición de que «no estuvieran las políticas radicales de EH Bildu», pero «no quiso».

Ha acusado al Gobierno, además, de apostar «claramente por el oscurantismo» para «dificultar nuestro trabajo» y ha resaltado que NA+ ha tenido que reiterar 209 peticiones de información porque el Ejecutivo «no quería contestar».

A pesar de ello, ha remarcado que «vamos seguir tendiendo la mano a este Gobierno; quedan dos años que son fundamentales para revertir esta situación». Al respecto, ha destacado que «si se separa de sus socios, si se separa de esa sumisión permanente a lo que diga Pedro Sánchez, si ponen en marcha de una vez políticas propias que defiendan los intereses de todos los navarros, si aprovecha el régimen foral para fortalecer Navarra; desde luego podrá contar con nosotros».

El portavoz de Navarra Suma ha asegurado que «son muchos los navarros que votaron al PSN pero que cada día se sienten más decepcionados, porque se sienten engañados y traicionados, y saben que somos la única alternativa a este actual Gobierno» y a sus «políticas nacionalistas».

«BLANQUEAMIENTO» DEL INDEPENDENTISMO VASCO

Javier Esparza ha advertido que el acuerdo del Gobierno de Navarra con EH Bildu supone «blanquear de forma permanente y diaria a EH Bildu», un partido que «sigue sin condenar los asesinatos de ETA», que «aplaude a los terroristas y los homenajea cuando salen de las cárcel» y que «no ha renunciado» a su objetivo de que «Navarra sea anexionada por Euskadi». Mismo objetivo que Geroa Bai, ha indicado Esparza, que ha destacado que 16 de los 30 escaños que apoyan al actual Ejecutivo foral «son independentistas y nacionalistas vascos».

Javier Esparza ha afirmado que, desde el inicio de la legislatura, el PSN está «echado al monte, con el único objetivo de tener la Presidencia del Gobierno» y que «mintieron a sus votantes». Y ha criticado que «alaba a EH Bildu un día sí y otro también» mientras realiza «críticas furibundas a Navarra Suma y UPN».

«Ese blanqueamiento a EH Bildu está fortaleciendo al independentismo vasco», ha asegurado Esparza, que ha acusado al Gobierno foral de estar «regando con dinero público chiringuitos del nacionalismo vasco» al aumentar la inversión en Euskarabidea y las ayudas a los medios de comunicación en euskera y de mirar «para otro lado cuando en los colegios se manipula la realidad y se enseña una historia que es falsa de la realidad institucional de Navarra».

«DETERIORO» DE LOS SERVICIOS SOCIALES EN NAVARRA

El portavoz de NA+ ha afirmado que los dos años del actual Ejecutivo foral se han traducido en una «macroestructura» que «nos cuesta casi 25 millones de euros más a todos los navarros», con «8.500 parados más que en 2019» y siendo los navarros «los españoles que más IRPF pagamos».

Y ha advertido del «deterioro de Navarra desde el punto de vista del atractivo para invertir y generar empleo, de buena parte de los servicios públicos, de derechos, en especial aquello que tiene que ver con la libertad para elegir el modelo educativo que quieres para tus hijos; y de valores éticos».

Un deterioro, ha recalcado, pese a unos presupuestos «expansivos» y el incremento de la estructura del Gobierno, a pesar de los cuales, ha criticado, «los ciudadanos no están recibiendo mejores servicios»

Si bien ha reconocido que no se puede ignorar el impacto de la pandemia, Esparza ha resaltado que «nos ha afectado a todos», por lo tanto «no es ninguna excusa». Asimismo, ha opinado que la crisis sanitaria «ha agudizado problemas que ya estaban y a los que el Gobierno no estaba sabiendo dar respuesta desde el inicio de la legislatura».

Al respecto, ha llamado la atención ante el «descontento» de profesionales y ciudadanía por la atención no presencial. Y ha destacado que «actualmente todavía el 60% consultas de Atencion Primaria no son presenciales».

Igualmente, ha criticado la «falta de médicos» en Atención Primaria y de pediatras, y ha afirmado que el 60% de niños de la Ribera no tienen un pediatra de referencia, cifra que asciende al 70% en Tudela.

Por su parte, ha destacado el «empeoramiento paulatino desde 2018» de la lista de espera para consultas, que ha aumentado en la actual legislatura un 67%. Así, ha asegurado que, a diciembre de 2020, «sólo cinco comunidades tiene un tiempo de espera para consulta peor que Navarra».

Entre otros datos, ha destacado el «suspenso» a la atención a la dependencia por parte del Observatorio de la Dependencia, que ha puntuado a Navarra en 2019 con un 3,6 y en 2020 con un 3,9, y ha resaltado que la tasa de pobreza ha aumentado un 3,4%.

Javier Esparza ha esperado que la firma del Plan de Empleo sea capaz de «revertir» la situación actual de desempleo en la Comunidad foral. Sin embargo, ha advertido que medidas como la ley de deslocalización o la política fiscal «lo único que hacen es ahuyentar a las empresas».