martes, 28 septiembre 2021 20:57

CCOO lleva al TSJ de Madrid el proceso de admisión educativo y la supresión de «más de 1.300 aulas»

CC.OO. ha decidido llevar al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) el proceso admisión del segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria, ESO y Bachillerato para el próximo curso 2021/2022 en la Dirección de Área Territorial (DAT) de la capital, así como la supresión de «más de 1.300 aulas».

Así, el recurso de alzada previo presentado el 5 de julio, que ha sido desestimado, recoge todas las unidades en las que el número de no admitidos «equivaldría a la mitad de una clase», lo que obliga «a la modificación de la oferta inicial de plazas vacantes y a que se autorice el funcionamiento de las unidades escolares necesarias para atender la demanda conforme al Decreto 29/2013 que, en teoría, garantiza la libre elección de centro», han señalado en un comunicado.

«La libertad de elección de centro ha sido enarbolada por los gobiernos del PP en la Comunidad de Madrid desde hace años», ha señalado la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CC.OO. Madrid, Isabel Galvín. Además, ha subrayado que «es parte de su mantra liberal y han usado esa libertad para justificar el crecimiento de la educación concertada a costa de unos recursos públicos que nos pertenecen a todos».

Por ello, ha tildado de «hipocresía» que la DAT Madrid Capital se defienda diciendo que la libertad de centro es «un derecho de trascendencia constitucional» pero que «no es un derecho absoluto», y que su cumplimiento «dependerá de que existan o no plazas vacantes en el centro elegido».

«Traducido: que solo habrá libertad de elección cuando haya plazas. Y dado que ellos recortan plazas, la conclusión es sencilla: no hay libertad», han aseverado desde el sindicato.

Galvín ha subrayado que la libertad de elección solo es un derecho «cuando les conviene a ellos» ya que «pregonan la libertad cuando hay que blindar la concertada y mantener un negocio que en nada beneficia a las familias» pero que, cuando se trata de ofrecer plazaas públicas, «recortan esas plazas para empujar a ese alumnado hacia la educación concertada».

«Como es sabido, es la propia DAT de la Consejería de Educación la que, antes de que las familias manifiesten sus preferencias y elección de centro, ofertan vacantes y abren o cierran unidades, lo que evidencia la enorme falacia y fraude social que supone la libertad de elección de centro cuando de elegir centros públicos se trata», han trasladado desde CC.OO.

En esta línea, han criticado que el Gobierno regional «meta la tijera antes de conocer la demanda» y diga que «no hay plazas en la pública». «Es evidente que el Gobierno de Díaz Ayuso no es amigo de la libertad, sino del monopolio. Para muchísimas familias, en la Comunidad de Madrid de Ayuso no hay elección posible», han censurado.

RESOLUCIÓN DE RECURSO DE ALZADA

«En la resolución emitida como respuesta al recurso de alzada se reconoce que existe muchísima demanda de plazas públicas sin atender, pero responden como si la solución no estuviese en sus manos, escudándose en que no es posible atenderla por falta de espacio o con cualquier otra excusa que sería fácilmente remediable autorizando el funcionamiento de más unidades en centros públicos, ampliándolos o construyéndolos si fuera menester», han continuado.

En la resolución del recurso de alzada, se indica que no procede anular las resoluciones de alumnos admitidos porque «carecen de fundamento legal, al estar sustentada sobre datos erróneos que confunden el ejercicio de libertad de elección de centros educativos» y no constatar «ninguna irregularidad del procedimiento de admisión».

Sin embargo, desde CC.OO. han informado de que solo en Madrid-Capital han quedado sin atender 179 solicitudes para primero de ESO en el IES San Isidro, 155 para el mismo curso en el Tirso de Molina, 123 en el IES Las Musas e igual cifra en el Príncipe Felipe, 122 en el instituto Madrid Sur, 110 en el Blas de Otero, 108 en el IES Gran Capitán, 105 en el Cervantes y 97 en el Alfredo Krauss, y en primero de Bachillerato 342 en el IES Ramiro de Maeztu, entre otros.

Por último, han justificado que ante esta «gran mentira que es la libertad en Madrid», CC.OO. ha decidido interponer un recurso ante el TSJM para obligar a Ayuso a garantizar la libertad de elección. «Un concepto del que quieren apropiarse, pero cuyo significado desconocen», han apostillado.

«NO SE SUSTENTA» CUANDO FINALIZA EL PROCESO DE ADMISIÓN

Por su parte, fuentes de la Consejería de Educación han informado que todavía no han recibido ningún recurso ante TSJM contra el proceso de admisión del próximo curso 2021/2022 y que, en el caso de que se reciba, los servicios jurídicos estudiarán su posible recurso.

En cualquier caso, han señalado que la crítica de la reducción de aulas y por tanto de plazas educativas es una «crítica habitual» que hacen algunos sindicatos como CC.OO. todos los cursos, pero «no se sustenta cuando finaliza el proceso de admisión y se constatan las cifras oficiales».

«Como suele suceder todos los cursos escolares, el número de aulas que se ofertan en centros públicos aumenta, porque el número de alumnos también lo hace. Es más, durante este curso, casi el 95% de las familias madrileñas han obtenido plaza en el centro elegido como primera opción para escolarizar a sus hijos de 3 años el próximo curso 2021/22, el mejor porcentaje registrado en la región en toda la serie histórica», han apostillado.

A ello, las mismas fuentes han añadido que el saldo de creación de aulas en la Comunidad de Madrid es «siempre positivo», por lo que la eliminación «no tiene sentido en un sistema educativo, como el madrileño, que continúa creciendo». Tan sólo este curso, aumentó en 16.488 alumnos, de los que 13.385 fueron alumnos de la educación pública.

En cuanto a los docentes, han apuntado que el Gobierno autonómico realizará el próximo curso escolar 2021/22 «el mayor plan de refuerzo de la historia en los centros educativos de la región con la contratación extraordinaria, para su incorporación a las aulas en septiembre, de 2.931 profesores y otros profesionales». A estos se sumarán los 3.700 nuevos docentes que también se incorporarán al inicio del curso en los institutos madrileños, en Secundaria y Formación Profesional, tras las oposiciones celebradas con el mayor número de plazas ofertada en la Comunidad de Madrid.