miércoles, 22 septiembre 2021 11:24

‘Scholas’ propone «socorrer» la salud mental de los jóvenes desde los colegios

el corte ingles

Scholas, la organización internacional liderada por el Papa Francisco para educar en la cultura del encuentro, quiere proponer a las autoridades españolas de Educación y Sanidad un acuerdo para «socorrer» juntos, desde los centros educativos, la salud mental de la juventud española, tras la pandemia.

«Si el país quiere, podríamos formar a universitarios de distintas disciplinas para que aprendan nuestra metodología y puedan ayudarnos a socorrer la salud emocional de los chavales de los centros educativos», ha explicado el director mundial de Scholas Ocurrentes, José María del Corral, en una entrevista.

Se trata, según explica, de hacer una aproximación a la salud emocional de los chicos y chicas, dos o tres veces por semana, dentro de la propia propuesta escolar.

«Los chicos, a partir de una propuesta lúdica, artística, etcétera, pueden empezar a volcar sus miedos, sus ansiedades, que a veces tienen que ver con la pérdida del trabajo de los papás, y ponerle palabras», ha explicado el director de Scholas.

Del Corral ya firmó el pasado mes de julio un convenio de colaboración con el Ministerio de Sanidad de Italia con el objetivo de promover y organizar iniciativas educativas, campañas y experiencias de carácter formativo con especial atención en la salud emocional de jóvenes y ancianos.

Estas propuestas de trabajo con los gobiernos surgen porque desde Scholas se dieron cuenta del impacto emocional y psicológico que habían tenido sobre los jóvenes las medidas restrictivas y el distanciamiento social para contener el coronavirus.

«En España aumentó el suicidio, sé que no se quiere hablar, pero hay que hablarlo; aumentó la cantidad de gente medicada, se están recetando muchos remedios a adolescentes; aumentó la soledad, los chavales están más solos aunque tengan mil amigos», ha lamentado.

NO CRIMINALIZAR A LOS JÓVENES POR EL COVID

A esto se suma, según ha advertido Del Corral, la criminalización de los jóvenes durante la pandemia y pide «terminar con ese cliché de que los chicos matan a los ancianos».

«No pongamos la carga de la ineficiencia de las medidas públicas y del Estado sobre los hombros de los jóvenes. Y si no, después no lloremos porque se nos maten o cada vez estén más enfermos psiquiátricamente», ha precisado.

Ante la difícil situación emocional que empezaron a vivir los jóvenes con el confinamiento por la pandemia, Scholas organizó ciberencuentros de jóvenes, un espacio pedagógico no formal virtual en el que participaron cientos de jóvenes de todo el mundo. Un estudio realizado por el Comité Científico del Observatorio Wezum evidenció después que la tristeza se había reducido un 69% entre los participantes.

Ahora, una vez que han pasado los peores momentos de la pandemia, Scholas pide no olvidarse de la juventud y, por ello, propone que este cuidado de su salud mental se realice desde todos los colegios públicos y privados, creando espacios no solo hacia dentro, sino también entre centros educativos, para que los alumnos vuelquen sus emociones.

Para llevarlo al mayor número de centros posible, Scholas cuenta con un plan intensivo de 20 días para formar a formadores. En concreto, sugieren que las personas formadas sean estudiantes de universidades de distintas carreras que aprendan la metodología y puedan «socorrer la salud emocional de los jóvenes».

UNA LEY NO PUEDE CAMBIAR LA EDUCACIÓN

Por otro lado, preguntado por la nueva ley educativa en España, la LOMLOE, el director de Scholas Ocurrentes considera que hace falta algo «distinto» a una reforma, un «cambio de verdad» para mejorar la educación.

«Si una reforma pudiera cambiar la educación yo no estaría aquí sentado ni existiría Scholas, vimos pasar no una sino cientos de miles de reformas. Los primeros que desean algo distinto son los docentes, no están buscando una reforma, ni que venga otro genio con otra ley, sino un cambio de verdad, ojalá se hiciera con un papel», ha subrayado.

Del Corral dice haber trasladado a varios ministros de Educación de España, que pueden hacer «todas las reformas que quieran», pero deben ser «conscientes de que no va a ser por ahí como en España van cambiar las cosas». «Vamos a estar discutiendo ideología, prejuicios, cosas de adultos, no vamos a estar hablando de los chicos», ha indicado.

Para llevar a cabo ese cambio, según ha precisado, los protagonistas deben ser «los jóvenes, no los ministros», e ir más allá de las matemáticas y la lengua para atender las necesidades y los problemas de los alumnos y alumnas.

Del Corral ha recordado una situación que vivieron en la ciudad San Antonio de los Cobres, en Argentina, donde se encontraron un dolor muy fuerte entre los chicos y chicas porque 30 jóvenes se habían suicidado en una población de 6.500 habitantes, la mayoría en el mismo puente.

Junto a los educadores de Scholas surgió la idea de montar un cine con una tela vieja para que los estudiantes compartieran tiempo juntos; y de ahí, nació otra propuesta, la de pintar ese puente del que se habían lanzado tantos compañeros. En los siguientes años, hasta que llegó la pandemia, el número de suicidios en aquella ciudad se redujo a cero, según destaca Del Corral.

CONTRA LA INTOLERANCIA Y EL ODIO

En este contexto, el director de Scholas también ha reivindicado la importancia de una escuela pública en la que se promueva el encuentro y la unidad en la diversidad, y ha rechazado las «escuelas a medida» que pueden convertirse, a su juicio, en fuente de «prejuicios, intolerancia y odio».

«En la escuela pública en Argentina estaban todos, ricos y pobres, el que tenía 10 hijos y el que no. Ahora tenemos escuelas a medida, para los que piensan de una manera o de otra, así no preparas a un mundo para el encuentro, preparas para las bombas, para la violencia, la intolerancia, el prejuicio y el odio. No somos coherentes, ponemos en nuestras agendas y discursos lo contrario de lo que hacemos», ha lamentado.

También ha puesto de relieve la importancia de promover la «educación intergeneracional» y, en este sentido, ha destacado una iniciativa que están llevando a cabo, por la que jóvenes de Madrid están visitando todos los jueves a personas mayores, «para hablar de la vida misma, de sus sueños y fracasos», para aprender los unos de los otros. «Scholas trabaja uniendo en vez de criminalizando», ha remarcado.