sábado, 25 septiembre 2021 11:24

Se abre investigación sobre el origen del incendio de Batres como intencionado

La Comandancia de Madrid, a través de la Sección del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer los hechos que dieron lugar a que se produjera un incendio que ha afectado a varias viviendas de la localidad de Batres y calcinando más de 191 hectáreas de monte bajo y terrenos agrícolas.

El equipo de Seprona, que investiga el incendio, descarta en una primera valoración de los indicios existentes que el origen haya sido accidental, apuntando a la intencionalidad o negligencia como la causa del siniestro, según ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

Los hechos ocurrieron en la tarde del pasado día 15 de agosto cuando se tuvo conocimiento de que se estaba produciendo un grave incendio de pasto y maleza en las inmediaciones de un colegio de dicho municipio.

Hasta la zona se desplazaron inmediatamente tanto agentes del Seprona de la Guardia Civil, como de unidades de Seguridad Ciudadana, constatando cómo el foco del fuego que se encontraba en el sur de la localidad, avanzaba rápidamente hacia el noroeste a través de un arroyo y que podía afectar a los inmuebles más cercanos.

Tras realizar una primera valoración de la situación antes de que llegasen los medios de extinción, tomaron la decisión de proceder al desalojo de varias viviendas y propiedades, evacuando a un total de 30 personas, así como a liberar numerosos animales (un rebaño de ovejas, 14 caballos, cabras y gallinas) que se encontraban atrapados entre las vallas, cercas y cadenas en varias parcelas de la zona evitando que fueran alcanzados por las llamas.

Como consecuencia de la rápida propagación del incendio, de la altura de las llamas y de la importante cortina de humo que había en las inmediaciones, agentes con destino en el Sector de Tráfico se incorporaron al dispositivo, conformando el perímetro de seguridad y procediendo al corte temporal de la carretera M-404, caminos limítrofes y la carretera AP-41.

Hasta la fecha la superficie afectada asciende a 191,81 hectáreas de monte bajo y terrenos agrícolas y ha ocasionado graves daños a animales, viviendas, vallados, casetas y seis vehículos.