sábado, 18 septiembre 2021 03:17

La prórroga del toque de queda afecta a 81 localidades navarras

El Gobierno de Navarra, con el aval del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, ha renovado, mediante la Orden Foral 30/2021, de 17 de agosto, la limitación selectiva de la movilidad nocturna, mientras se mantienen vigentes el resto de medidas específicas de prevención frente al COVID-19.

La medida afecta a 81 localidades, lo cual supone un descenso del 8% respecto a los datos de la semana pasada (88 localidades). Así, se encuentran en un nivel de riesgo muy alto, con valores de incidencia por encima de los 250 casos por 100.000 habitantes en 14 días y los 125 en los últimos 7, municipios como Olazagutía con una incidencia acumulada a los 14 días de 2149,09; Fitero con 1889,60; Azagra, con 1561,28, o Puente la Reina con 1091,55, ha indicado el Ejecutivo foral.

La nueva norma, que estará en vigor entre el viernes 20 de agosto (00.00 horas) y el 26 de agosto (23:59 h.), mantiene la limitación de la movilidad nocturna -entre las 01.00 y las 06.00- los sábados y domingos, festivos, y fechas (incluidas las vísperas) en las que hubiera correspondido celebrarse las fiestas patronales (18 poblaciones).

Si la medida afectara a municipios en cuyo ámbito territorial existan concejos, con fechas distintas de fiestas patronales, esta medida solamente se aplicará durante esos días a los concejos en los que se hubieran celebrado las fiestas y no en al resto del municipio.

En estas localidades, únicamente se podrá circular durante esas horas nocturnas para actividades como la adquisición de medicamentos y productos sanitarios y otros bienes de primera necesidad, asistencia a servicios sanitarios y veterinarios, cumplimiento de obligaciones laborales o legales, cuidado de personas vulnerables, repostaje en gasolineras para la realización de las actividades citadas hasta ahora, y por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

Desde el Gobierno foral han destacado que el TSJN, en su auto, señala que «esta medida continúa siendo necesaria, a la vista de los datos de contagios, para proteger la salud de las personas, vacunadas y no vacunadas». De hecho, en el informe del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra se indica que la incidencia acumulada a los 7 días es de 213,8 casos por 100.000 habitantes, un dato que indica una tendencia decreciente, «aunque todavía con niveles de riesgo extremos o muy altos».

La sala constata que la situación epidemiológica «va mejorando» aunque la positividad «está todavía en niveles muy superiores a lo deseable y aunque el porcentaje e ingresos va disminuyendo la ocupación de la UCI permanece estable».

En este contexto, y valorando la «proporcionalidad» e «idoneidad» de las medidas selectivas planteadas se considera que las restricciones «son el mínimo imprescindible para reducir la cadena de contagios, restricciones que habrá que seguir, no obstante justificando conforme el tiempo vaya pasando en la medida que afectan a los derechos fundamentales».

No hay cambios en otras normativas y artículos vigentes y se mantienen horarios de cierre, aforos y medidas en diferentes actividades y ámbitos ya conocidas previamente.