martes, 31 enero 2023 07:49

Agosto negro para un incumplidor y desaparecido Pedro Sánchez

De semana horribilis a agosto negro. Pedro Sánchez se atrinchera en el Real Palacio de La Mareta (Lanzarote) para permanecer callado y desparecido pese a los graves frentes que se han generado en las últimas semanas.

El presidente del Gobierno no ha cumplido con varias de sus promesas, como tener vacunada al 70% de la población o tomar medidas para rebajar el precio de la luz a los consumidores. Además, la improvisación ha sido la única estrategia mantenida por el Ejecutivo a la hora de evacuar a los españoles y los colaboradores afganos, junto a sus familias, desde el aeropuerto de Kabul. El Gobierno ha llegado muy tarde a una zona descontrolada y en manos de los integristas Talibán.

pedro sanchez

Por si fuera poco, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha cambiado completamente la estrategia sobre los menores no acompañados, iniciando la devolución de éstos a Marruecos. La medida ha levantado ampollas en el seno del PSOE y la ira de Podemos, sus socios en el Gobierno. Las diferencias en la coalición se han acrecentado.

Pedro Sánchez vive su peor verano desde que ha llegado a La Moncloa. Este mes de agosto se iniciaba con el precio de la luz disparado y una honda preocupación entre los consumidores. Lejos de rebajar los impuestos de la factura eléctrica y tomar medidas para hacer frente a la pobreza energética, el Gobierno lanzaba mensajes de ahorro a los conectados por los precios regulados. En este sentido, había que encender la lavadora de madrugada, así como cocinar de un día a otro para evitar encender la vitrocerámica en las horas punta.

El gobierno toma siempre medidas favorables a los consumidores

Sin embargo, el precio en los mercados mayoristas no frenaba su escalada. Antes, en julio, el Gobierno aprobó una rebaja del IVA al 10% y otros impuestos que ha resultado ser del todo insuficiente. Los precios han continuado al alza y se mantendrá la tendencia los próximos meses en el mercado mayorista.

EL PELIGROSO JUEGO CON EL ALZA DE LA LUZ

El Gobierno asiste con impotencia este incremento en el precio de la luz. El ascenso se debió a la actuación de «unos mercados que trascienden la dinámica nacional y europea», según justificó Pedro Sánchez en julio. Asimismo, aseguró que el Gobierno «toma siempre medidas favorables a los consumidores». No obstante, el Ejecutivo de Pedro Sánchez no ha rebajado el alza del IVA hasta hace pocas semanas debido a que Bruselas lo impedía. Sin embargo, la Comisión Europea señaló que España sí tenía potestad para ello.

Ahora, el Gobierno ha enviado una carta a Bruselas para modificar el sistema eléctrico. Sin embargo, la respuesta de Bruselas no se ha hecho esperar y ha denegado la propuesta de España. Mientras, el Gobierno ha aprobado un proyecto de Ley, que debe ser convalidado en el Congreso, para actuar sobre la retribución del CO2 no emitido del mercado eléctrico, los llamados «beneficios caídos del cielo» principalmente de la nuclear y la hidráulica. Con este nuevo recorte, se bajaría la factura de la luz.

Para la ministra Teresa Ribera, el precio de la electricidad se decide «en estándares europeos, bajo un sistema que ha establecido Europa, y que está generando unos precios muy altos». Es decir, responsabiliza a la Comisión Europea directamente. Por esta razón ha pedido de «manera contundente» que se modifique el sistema actual para configurar los precios debido a las elevadas variaciones que presenta.

PEDRO SÁNCHEZ, CON ALPARGATAS PARA SEGUIR LA EVACUACIÓN EN AFGANISTÁN

Para Bruselas, la regulación de precios es un «sistema caro, ineficiente» y dominado por unas pocas empresas. Con el sistema europeo, se emplea primero la generación de electricidad con el coste más bajo, pero sin embargo el precio lo fija la electricidad más cara empleada en cada hora. De esta forma, se está pagando a precio de oro la generación con renovables.

Afganistán, por otro lado, ha sido otra piedra en el zapato, o las alpargatas como parece que lleva en la imagen pese a ir de traje, en la gestión del Gobierno. La improvisación ha sido el eje fundamental de la estrategia. España ha llegado tarde a la evacuación del personal español destinado en Afganistán y hay cientos de traductores afganos y sus familias que esperan un sitio para huir del horror Talibán.

Pese a las advertencias y los movimientos de Estados Unidos, Pedro Sánchez, que ha pasado la crisis encerrado en el Palacio Real de La Mareta, ha mantenido su ritmo de vacaciones. Los líderes europeos, por su parte, han cancelado sus días de descanso para preparar sus planes de evacuación. El Ejecutivo ha delegado esta estrategia en las fuerzas armadas, que han realizado la evacuación de los primeros españoles tras varios días de retraso respecto a los homólogos.

La evacuación se ha realizado sin percances relevantes debido a la pericia de los militares, tropas de élite, destinadas a la protección de este personal. No obstante, aún hay numerosos colaboradores de España escondidos en varias partes del país esperando la llamada del Gobierno para huir del país. Éstos lo tienen ahora más complicado. Y es que, las tres entradas a esta infraestructura están controladas por los Talibán.

LA VACUNACIÓN, EL INCUMPLIMIENTO DE PEDRO SÁNCHEZ

Otro de los frentes abiertos por el propio Gobierno se deben a sus promesas incumplidas. Pedro Sánchez aseguró en abril que el 70% de la población estaría vacunada el 18 de agosto, es decir, 33 millones de personas. Sin embargo, el tiempo se ha cumplido, pero no la palabra.

En España se han vacunado cerca de 30 millones y no habrá tampoco es inmunidad de grupo, más cuando las vacunas no están teniendo la eficacia deseada. De hecho, los vacunados no sólo pueden contraer el covid-19, sino también transmitirlo.

Según las cifras actuales, España necesita al menos tres millones de dosis para completar pautas. Además, hay que tener en cuenta que las dosis no se pueden inocular con menos de 21 días de diferencia. De esta forma, no será ya hasta bien entrado septiembre cuando se pueda alcanzar ese añorado 70%.