miércoles, 22 septiembre 2021 20:00

Casinos se ofrece a acoger a la única mujer alcaldesa de Afganistán

El Ayuntamiento de Casinos (Valencia) se ha ofrecido formalmente a recibir y acoger a la única mujer alcaldesa en la actualidad en Afganistán, Zarifa Ghafari, y a su familia, con el objetivo de «salvar su vida», a través de una carta al Gobierno de España.

Desde el consistorio tuvieron constancia hace unos días, por la prensa internacional, de que Ghafari está sola junto a su familia en su ciudad, Maidan Sharh, y que teme por su vida desde que los talibanes tomaron el control del país.

Se trata de una activista y «un icono para las mujeres afganas» que se quedó sin ayuda y no pudo huir porque «quería proteger a su marido y a sus hijos». «Es una noticia que nos conmovió, aunque sabemos que no tenemos competencias, es un gesto que nos salió del alma», manifiesta el alcalde de Casinos, Miguel Navarré.

Tras enterarse, remitió esta semana un fax a Delegación de Gobierno en la Comunitat Valenciana para hacer constar el ofrecimiento de acogida. Mientras espera la respuesta, este mismo viernes se ha dirigido en otro escrito a los ministerios de Interior y Asuntos Exteriores, un primer paso porque «ahora ante todo se trata de salvar su vida de esta mujer».

Su objetivo es que las autoridades españolas realicen las gestiones necesarias para que la acogida en Casinos sea posible, garantizando que disponen de medios para que viva junto a su familia en la localidad. Eso sí, es ella la que debe pedir el derecho de asilo, por lo que primero debe saber que hay alguien dispuesta a acogerla en España.

«Si esta mujer logra salir del país hasta un lugar seguro, ya supone una victoria frene a los talibanes, una victoria de la igualdad y de todo el feminismo y toda la barbarie de lo que le espera allí», asevera el primer edil, para remarcar que son conscientes de que hay muchísima gente pasándolo mal en Afganistán y en otras partes del mundo.

Miguel Navarré (Compromís) también hace hincapié en que solo quieren aportar un «grano de arena» y en que el ofrecimiento no responde a ningún interés político, ya que cuenta con el consenso unánime de toda la oposición.