domingo, 26 septiembre 2021 03:27

El Gobierno valenciano accede a hacer pruebas diagnósticas a los trabajadores de las residencias

La Consejería de Sanidad ha accedido a hacer pruebas diagnósticas a los trabajadores, vacunados y no, de residencias de la Comunidad Valenciana. De esta forma, los centros realizarán pruebas rápidas de detección de antígenos dos veces por semana a los trabajadores de residencias no vacunados, según el nuevo protocolo de actuaciones para la prevención y control frente a la covid-19 en centros de servicios sociales de carácter residencial, con fecha del pasado martes del departamento dirigido por Ana Barceló.

Además, el protocolo establece que siempre que el municipio donde se encuentre el centro se halle en nivel dos o tres de alerta, se llevarán cabo estas pruebas para los trabajadores vacunados cada dos semanas, a la vuelta de permisos y en nuevas incorporaciones.

Ante este nuevo protocolo, el presidente de Asociación Empresarial de Residencias y Servicios de Atención a la Dependencia de la Comunidad Valenciana (AERTE), José María Toro, ha recalcado en un comunicado que esta decisión da la razón a los argumentos aportados por la patronal que preside durante las últimas semanas aunque también consideran que «llega algo tarde».

«Ahora necesitamos que la Conselleria concrete cómo nos va a hacer llegar las pruebas para que podamos hacerlas en los centros y poder comenzar de manera inmediata este proceso», ha requerido.

Así, a los trabajadores no vacunados de los centros residenciales de personas mayores y con discapacidad y centros de día integrados físicamente en ellos se les realizará antígenos dos veces a lasemana y control de temperatura diaria, aprovechando los recursos de los centros residenciales; a los que tengan vacunación completa, si el nivel de alerta es alto (2-3), se les realizará este test cada dos semanas, al regreso de permisos y vacaciones, y a los nuevos que seincorporen una vez contratados, con 48 horas de antelación como máximo previo a su incorporación al trabajo.

El protocolo, no recomienda de forma general llevar a cabo cribados periódicos en residentes ni trabajadores de centros con alta cobertura de vacunación y se valorará la realización de cribados en los centros residenciales según la situación epidemiológica del territorio o de cada centro.

DE COMPLETA A BAJA COBERTURA

En este caso, también se actualiza y se especifica que se considerará un centro residencial en el que se ha completado la vacunación cuando las personas residentes y trabajadoras han recibido una pauta de vacunación completa (la o las dosis necesarias, más el tiempo indicado según la vacuna recibida).

También se considera un centro con vacunación completa aunque haya algunas personas (hasta un 5% entre residentes y trabajadores) en quienes la vacuna esté contraindicada, que la han rechazado explícitamente o están completando su vacunación. Por debajo de esto, se considera un centro con vacunación incompleta.

Se considerará un centro residencial con alta cobertura de vacunación cuando más del 80% de las personas residentes y trabajadoras han recibido una pauta de vacunación completa (la o las dosis necesarias, más el tiempo indicado según la vacuna recibida). Por debajo de esto, es un centro con baja cobertura de vacunación.

En cuanto a los trabajadores, la actualización señala que se recomendará activamente la vacunación a todo el personal de nuevaincorporación «a la mayor brevedad», incluyendo los sustitutos de permisos programados, en el departamento del centro residencial, donde determine la Comisión departamental de control de centros residenciales frente a la covid.

En el supuesto de que sea estrictamente necesario incorporarse antes de iniciar la pauta, se programará su vacunación por la Comisión lo antes posible, y deberán extremar las medidas de precaución hasta completarla y también recoge que, en caso de estudiantes en prácticas, se recomendará activamente la vacunación a los de nueva incorporación a la mayor brevedad, donde determine la Comisión.

En el supuesto de que sea estrictamente necesario incorporarse antes de iniciar la pauta, se programará su vacunación por la Comisión lo antes posible, y deberán extremar las medidas de precaución hasta completarla.

Ante un caso confirmado con infección activa en un centro residencial, se identificará a los contactos estrechos y los residentes se clasificarán en cohortes. Los residentes y trabajadores que hayan tenido una infección confirmada por SARS-CoV2 (en los 180 días anteriores no requieren pruebas diagnósticas ni cuarentena. Tampoco requerirán cuarentena las personas vacunadas con pauta completa que no sean contactos estrechos.