lunes, 20 septiembre 2021 00:19

Los diputados de Ciudadanos, los más caros y menos rentables del Congreso

Ciudadanos es una maquinaria de despilfarro y sin resultados. La potencia sin control no sirve de nada. El Tribunal de Cuentas ha puesto de manifiesto los incumplimientos de la ley electoral por parte de partidos y empresas. Facebook, Ferial Valencia y la SER son algunas de las empresas que han ocultado las aportaciones realizadas por partidos políticos. Sin embargo, en el informe de fiscalización, publicado la pasada semana en el Boletín Oficial del Estado, se pone de manifiesto la rentabilidad de cada partido y el despilfarro de las formaciones políticas con representación en la Cámara Baja.

Todo vale por el escaño, absolutamente todo. Algunas formaciones han tratado de hacer pasar gastos injustificables para cobrar la correspondiente subvención, otras de corte radical como la CUP han percibido cinco veces más en aportaciones privadas que Ciudadanos. Y otras, como también los ‘naranjas’ de Inés Arrimadas, PP o el PSOE, se han endeudado hasta las cejas para tratar de obtener el mejor resultado posible.

Sus paupérrimos resultados en Galicia, Madrid y Cataluña hacen presagiar que el partido no sólo se juega su futuro, sino la supervivencia

Atendiendo únicamente a los recursos propios de cada una de la quincena de formaciones políticas que tienen escaño en el Congreso, Ciudadanos ha obtenido claramente el peor resultado en cuanto al gasto realizado. La formación pasó de los 57 escaños a tan sólo 10, pero gastó como nunca lo había hecho antes.

Los de Arrimadas colocaron todas las manzanas en la misma cesta. Mantener como fuera la presencia en el Congreso era vital para evitar su rápida extinción. Sin embargo, la tendencia continúa a la baja elección tras elección. Sus paupérrimos resultados en Galicia, Madrid y Cataluña hacen presagiar que el partido no sólo se juega su futuro, sino la supervivencia. En Galicia y Madrid desaparecieron. En Cataluña se aguantó el tipo con seis escaños y la pérdida del 87% de los apoyos. Antes de los comicios del 14-F tenían 36 diputados.

LA DEUDA DE CIUDADANOS, UN GRAVE PROBLEMA CON SÓLO 10 ESCAÑOS

Las elecciones de 2019 fueron cruciales para la formación. En abril habían caído de los 57 a los 32 escaños. Tan sólo seis meses después obtuvieron 10 representantes. Un pobre resultado tras haber gastado casi 10,14 millones de euros. El 40% de esta cantidad proviene de la obtención de un crédito de 6,066 millones de euros, para los que tuvo que poner como aval la sede del partido. Mientras, pidió un adelanto de subvenciones por un total de 2,91 millones y 1,16 millones salieron de las arcas propias de la formación, apenas el 10%. Pese a ser llamado el partido de las grandes empresas o del Ibex 35, tan sólo obtuvo 685 de aportaciones privadas, cinco veces menos de las obtenidas por la CUP, que ha superado los 3.000 euros.

Arrimadas
Arrimadas. Foto: Flickr Ciudadanos.

Para hacerse una idea aproximada de la situación, cada diputado de Ciudadanos ha costado la friolera de 1,014 millones de euros. Es la cantidad más elevada con una diferencia abisal respecto al resto de formaciones políticas.

VOX, MÁS RENTABLE QUE CIUDADANOS SIN DEUDA NI SUBVENCIONES

En comparación con otras formaciones que tienen un número de escaños similar, Ciudadanos ha tenido que gastar 25 veces más que JxCat, que ha gastado una media de 40.274,96 euros por cada uno de sus diputados, siendo el segundo partido que mejor ha rentabilizado el gasto. Los independentistas de Miriam Nogueras obtuvieron ocho escaños, cuyo gasto es la mitad del que le ha supuesto a ERC, con 85.598,16 euros por diputado. Sin embargo, los diputados más baratos han sido los de la CUP. Con tan sólo una inversión de 46.273,54 han cosechado dos sillones, a razón de 23.136,77 euros por cabeza.

Vox, por su parte, ha sido una formación que no ha pedido ni un adelanto de subvenciones ni tampoco créditos para sacar adelante sus 52 escaños. La formación liderada por Santiago Abascal, a diferencia de las catalanas, vascas y otras regionales, ha gastado 53.982,61 euros por cada uno de sus escaños, hasta un total de 2,8 millones. Este montante ha salido íntegro de los fondos propios del partido.

Teruel Existe, por su parte, sólo se presentaba por esta circunscripción de Aragón. Todos sus fondos han procedido de aportaciones privadas. Ni subvenciones, ni fondos propios ni deudas. En total obtuvo 23.677,51 euros para su único escaño. Es una excepción en este recuento.

CIUDADANOS SE ENDEUDA AL NIVEL DE PSOE Y PP

Respecto a los recursos propios empleados, Ciudadanos competía por cantidad con PP y PSOE. Los ‘populares’ han gastado un total de más de 12,7 millones de euros, casi la misma cantidad que el PSOE, con 12,435 millones -incluyendo los 1,7 millones del PSC-. A los populares les ha salido cada escaño por 143.078,39 euros, frente a los 103.626,978 euros de los socialistas.

Los socialistas han tirado de deuda para poder afrontar el gasto electoral. Entre el PSC y el PSOE suman más de ocho millones de euros en créditos. Papel importante han jugado el adelanto de subvenciones para la formación de Pedro Sánchez, con más de 4,3 millones de euros.

El Partido Popular, que sopesa vender Génova 13, tiene una deuda solo en estos comicios de 7,34 millones de euros y ha pedido 3,5 millones en el adelanto de subvenciones para poder hacer frente al gasto electoral. De la caja del partido salieron un total de 1,8 millones para hacer frente a estos comicios.

Los dos partidos vascos, Bildu y PNV, han destinado una media de más 131.000 por escaño tras obtener cinco y seis asientos en la Cámara Baja, respectivamente. Han costado aún más los dos diputados de Coalición Canaria, con 156.650,715 euros por asiento, tras haber empleado 313.301,43 euros.

FACEBOOK, GLOBAL SOLUTION, ANOVADA… LOS PROVEEDORES QUE OCULTARON PAGOS DE LOS PARTIDOS

En cuanto a otras formaciones, Més Compromís ha tenido un gasto medio por diputado de 133.854,27 euros, Más País, de 165.235,37. Unidas Podemos y todas sus confluencias han tenido que gastar una media de 180.651,667 euros por cada uno de sus 35 diputados.

En el mismo informe del Tribunal de Cuentas se pone de manifiesto que algunas empresas privadas evitaron comunicar las aportaciones de los partidos. El caso más sangrante es el de Facebook Irlanda. La firma tecnológica obtuvo 815.539,36 euros de Podemos (752.727,28 euros), ERC (21.799,99) y Más País, con 41.032,09 euros. El Tribunal de Cuentas no ha detectado estos apuntes ni en el PP ni Ciudadanos.

Este organismo los denomina «proveedores que no han informado al Tribunal de Cuentas» y por tanto han incumplido con la ley electoral. Entre otros, aparece la Cadena SER con el PSOE, por un montante de 11.417,88 euros, o Feria de Valencia con Vox, por 32.812,49 euros.

Hay más empresas, como Global Solution 2014 SL, con 15.383,94 euros, y Alser-Cat, por 12.320,80. Estos 27.704,74 fueron donados por Junts. Las empresas vinculadas con el BNG fueron las que más dinero ocultaron tras Facebook. Anovada y Costa Comunicación, con 23.539,35 y 10.357,60 euros, respectivamente, no dieron a conocer las cantidades.