sábado, 18 septiembre 2021 03:05

Andorra cribará los escolares el primer día de curso para detectar Covid-19

Andorra cribará la comunidad educativa con test rápidos de antígenos (TRA) para detectar Covid-19 el primer día de curso escolar, según han explicado la ministra de Educación, Enseñanza Superior, Ester Vilarrubla, y la secretaria de Estado de Salud, Helena Mas, en rueda de prensa.

El cribado, que será voluntario y gratuito, se hará en los propios centros escolares y se dirige a los alumnos a partir del primer curso de segundo ciclo de primera enseñanza –equivalente a tercero de primaria, 8 años– y al personal docente, de apoyo y otro, de los tres sistemas educativos.

El cribado se repetirá al cabo de un par de semanas para llegar a aquellos alumnos que se incorporen a las aulas más tarde y detectar posibles casos en período de incubación.

Durante el curso se irán repitiendo los cribados semanalmente, y se hace una «alta recomendación» a participar especialmente a aquellas personas de la comunidad educativa no inmunizada, ha destacado Mas.

Asimismo, se pide a docentes y resto de personal de todos los sistemas educativos que se sometan a una prueba TRA el mismo día de la incorporación a su lugar de trabajo.

La medida busca iniciar el curso escolar con las máximas garantías y poder mantener las escuelas abiertas, como se consiguió el curso pasado, ha explicado Vilarrubla.

MÁS MEDIDAS PREVENTIVAS

Además del doble cribado, el inicio del curso escolar se ha previsto escalonado para evitar aglomeraciones en las puertas de los centros, de tal manera que los más pequeños empezarán el día 9 de septiembre, secundaria empezará el día 10 y bachillerato y los niveles superiores lo harán el día 13.

Por otro lado, los alumnos a partir de 8 años deberán llevar mascarilla dentro del aula y en las zonas comunes interiores; la mascarilla no será obligatoria en el patio y en espacios exteriores.

Vilarrubla ha defendido la medida para evitar el confinamiento de grupos enteros –cómo pasó al inicio del curso anterior–, aunque las medidas se irán revisando y adaptando a la evolución de la pandemia para garantizar la máxima presencialidad, y «la ilusión pedagógica» es que no tengan que llevar mascarilla todo el curso.

El lavado de manos y la ventilación de los espacios frecuentes completan el protocolo de medidas preventivas frente el Covid-19 en este inicio del curso escolar.