martes, 28 septiembre 2021 04:19

El Gobierno aprueba la ley de pensiones penalizando a los prejubilados

Comienza el curso político tras las vacaciones de verano y en el primer Consejo de Ministros se ha desplegado la agenda social. Uno de los grandes objetivos de esta hoja de ruta es el proyecto de ley de pensiones que saldrá adelante y entrará en vigor el 1 de enero de 2022. Así, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha conseguido tramitar el texto que alinea las pensiones a la capacidad de poder adquisitivo y penaliza a las jubilaciones anticipadas.

cuando el IPC registre valores negativos se congelarán LAS PENSIONES

El primer objetivo de la reforma de las pensiones es garantizar el poder adquisitivo de este colectivo. Con la entrada en vigor de la nueva reforma, el Índice de Precios de Consumo (IPC) se convertirá en el marco de referencia sobre el que pivota el cómputo de las prestaciones por jubilación por lo que si el IPC desciende, se bajarán las pensiones. Incluso, cuando el IPC registre valores negativos se congelarán tal y como ocurrió en 2010 cuando José Luis Rodríguez Zapatero era presidente del Gobierno.

Además, la nueva ley de pensiones del ministro Escrivá elimina el factor de sostenibilidad que instauró el Partido Popular en 2013. El factor de sostenibilidad se trata de la fórmula que adapta la jubilación a las arcas del Estado y la evolución demográfica del país. Para sustituir este elemento, el Ejecutivo junto con los agentes sociales implicados tendrán que negociar un nuevo mecanismo de equidad intergeneracional que operará a partir de 2027.

OBJETIVO: RETRASAR LA EDAD DE JUBILACIÓN

Pero la nueva ley de pensiones incluye también modificaciones en la edad de jubilación. El Ejecutivo persigue acercar la edad efectiva de jubilación (64 años) a la edad legal (66 años). Lo hará a través de una revisión del modelo de jubilaciones anticipadas y la introducción de mayores incentivos para retrasar el retiro del mercado laboral. El objetivo es retrasar la edad de jubilación con el objetivo de ahorrar fondos a las arcas públicas.

Los trabajadores que deseen prejubilarse antes de la edad legal verán la cuantía de su pensión mermada, es decir, cuanto más tarde te jubiles, mejor. En cuanto a la jubilación anticipada involuntaria, los coeficientes reductores no cambian si la jubilación involuntaria está entre los cuatro y los dos años antes de la edad legal; en cambio sí se modifican a la baja para los dos años anteriores y más aún si el despido llega en los seis meses previos a jubilarse.

Pero la ambición por ahorrarse pensiones del Gobierno es tal que el Ejecutivo prepara atractivos para alargar las carreras laborales. El Ejecutivo fijará incentivos para su prolongación como una subida de la pensión del 4% por cada año de retraso, un cheque único de hasta 12.000 euros o una mezcla de ambos.

El Consejo de Ministros ya aprobó el 6 de julio la tramitación urgente del anteproyecto de ley. Ahora, el texto regresa al Consejo de Ministros en segunda vuelta y se enviará a las Cortes como exige la legislación. Este acuerdo entre materia de pensiones es el primero del Gobierno de coalición.