martes, 28 septiembre 2021 03:00

Murcia agradece la predisposición de Ribera a trabajar conjuntamente

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, se han reunido este miércoles para trabajar conjuntamente en la recuperación del Mar Menor. Una reunión en la que el gobierno regional, ha agradecido al Ejecutivo central está predisposición a colaborar, pero ha advertido que no renuncia a exigir compromisos concretos.

En la rueda de prensa posterior al encuentro, tanto Ribera como López Miras han expresado su voluntad de trabajar de forma conjunta porque, aunque con «visiones diferentes» en cuanto al orden de prioridades, comparten un mismo objetivo, que es recuperar y proteger el Mar Menor.

Ribera ha indicado que buscar «fórmulas de entendimiento» y fijar un espacio de trabajo que implique intercambio de información entre administraciones es una de las «claves» para hacer frente a la problemática de la laguna salada.

Así, ha avanzado que uno de los compromisos alcanzados por sendos ejecutivos es establecer encuentros cada seis meses para analizar y hacer un seguimiento al estado del Mar Menor, así como a otros asuntos que competen a la recuperación y protección de su entorno. Todo ello, ha comentado la ministra, desde el «diálogo fluido» con los actores sociales implicados.

Ribera ha defendido la gestión de su departamento desde el episodio de anoxia que sufrió el Mar Menor en 2019, al asegurar que ha supuesto «un antes y un después» con la declaración del acuífero como zona de riesgo químico y la adopción de medidas para combatir los regadíos ilegales en el entorno de la albufera, entre otras actuaciones.

Ha admitido que en ocasiones ha sentido «frustración» al encontrarse con «algo que no nos permitía seguir avanzando» por ser competencia de la Comunidad Autónoma, una situación que espera no se repita gracias al diálogo iniciado por ambos gobiernos, al tiempo que ha defendido la necesidad de que los pasos que se den estén respaldados por expertos técnicos y científicos.

Asimismo, ha defendido la creación de un cinturón verde en torno a la laguna para limitar la afección, lo que podría conllevar, ha dicho, «el ensayo de fórmulas» entre las que se encuentra la posibilidad de que el Estado compre o la compensación a los propietarios de espacios que se encuentran en la zona.

La ministra ha vuelto a insistir en la necesidad de «ser respetuosos con la norma y con los actores sociales» y, en este sentido, ha expresado su satisfacción por el anuncio del Gobierno regional respecto a la prohibición del uso de fertilizantes nitrogenados inorgánicos en la zona 1 del Mar Menor y a la reducción de los plazos administrativos en de la tramitación de expedientes sancionadores.

LÓPEZ MIRAS RECLAMA EL VACIADO DEL ACUÍFERO

Por su parte, el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, ha instado a la ministra a actuar sobre el acuífero, donde reposan 300.000 toneladas de nitratos. «Es muy importante actuar para rebajar el nivel freático y evitar que los nitratos lleguen al Mar Menor», ha dicho.

El jefe del Ejecutivo murciano ha expresado su compromiso para requerir la restitución de todos los regadíos ilegales instalados en el entorno del Mar Menor. Al hilo, ha aclarado que ya se ha ordenado la restitución todas las hectáreas detectadas y comunicadas por la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS).

Del mismo modo, ha reclamado la puesta en marcha del Plan Vertido Cero, especialmente de los puntos 5,6 y 9, así como establecer una solución a los lodos y fangos que acumula el mar y la recuperación del calado de la gola de Marchamalo, una actuación que se acometería de forma «puntual» y para lo que la Comunidad ya ha remitido el preceptivo informe a Costas.

Tras señalar que los gobiernos regional y central tienen «visiones diferentes y prioridades distintas, pero un objetivo común», el jefe del Ejecutivo murciano ha instado a Ribera a que estudie la posibilidad de clausurar «de forma inmediata» las bocas de riego que proporcionan agua a los cultivos ilegales de la zona.