miércoles, 22 septiembre 2021 03:18

Albares reclama a la oposición que la política exterior sea «una política de Estado»

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, ha defendido este lunes la necesidad de que la política exterior sea «una política de Estado» porque solo si a España le va bien en el exterior le irá bien a los españoles.

«La política exterior es y solo puede ser una política de Estado», ha recalcado Albares en su comparecencia extraordinaria ante la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, en la que ha dado cuenta de la situación en Afganistán y ha explicado cuáles serán sus prioridades al frente del Ministerio.

No obstante, ha subrayado, «esto no quiere decir que no pueda ser objeto de debate, pero manteniendo siempre en mente que hay un interés superior, España y los españoles». «Para que a los españoles les vaya bien dentro, tenemos que hacerlo bien fuera», ha sostenido, confiando en contar con el apoyo de la oposición.

TODOS LOS PAÍSES DE IBEROAMÉRICA SON IGUAL DE IMPORTANTES

Albares ha dejado claro que su primera prioridad es la UE, debido al impacto que la política europea tiene en la vida cotidiana de los españoles, pero también Iberoamérica. «Todos los países de Iberoamérica son igualmente importantes para mí, independientemente de su tamaño o de su peso económico porque lo son para España y los españoles», ha afirmando, sin mencionar a ningún país en concreto.

Asimismo, ha dicho que una de sus prioridades desde que llegó al cargo hace 49 días ha sido «estrechar las relaciones con EEUU, como socio y amigo clave que es».

Como resultado de ello, ha mantenido dos llamadas con el secretario de Estado, Antony Blinken, en las que han hablado de Afganistán pero también «de desafíos globales, como el cambio climático, iberoamérica y puntos de posible cooperación» que posteriormente desarrollaron el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el mandatario estadounidense, Joe Biden, el pasado 3 de agosto.

MARRUECOS Y ARGELIA, PRIORIDAD

Para España, ha destacado el ministro, también es fundamental su relación con los países del Mediterráneo, y en particular los del Magreb. Así, ha dejado claro que dará prioridad a la relación con Marruecos y Argelia, «países socios y amigos».

Albares también ha incidido en la importancia que para España tiene África, haciendo mención especial a la situación en el Sahel donde, ha dicho, «nos jugamos nuestra propia seguridad» y donde España tiene desplegado el mayor contingente en la misión EUTM Malí de formación de las tropas malienses por parte de la UE.

«España no puede permitirse no estar presente en todas las regiones del mundo», ha reivindicado el ministro de Exteriores. «Tiene que tener una voz y una opinión en todos los temas relevantes de la agenda internacional tanto individualmente como influyendo en la posición de la UE», ha reivindicado.

En cuanto a la relación tanto con China como con Rusia, ha apostado por un «diálogo selectivo» en asuntos globales como puede ser el cambio climático pero sobre la base de que con Pekín hay «diferencias» y «defendemos modelos diferentes» y con respecto a Moscú no se tolerarán abusos de los Derechos Humanos.