martes, 28 septiembre 2021 21:20

El Gobierno insiste en la necesidad de discreción para no dar detalles sobre cómo prevé sacar a más afganos

El Gobierno ha apelado nuevamente a la necesidad de discreción por motivos de seguridad para no entrar en detalles sobre las gestiones que está realizando para poder seguir sacando de Afganistán a antiguos colaboradores y sus familias, ahora que Estados Unidos ha completado su retirada del país y el aeropuerto de Kabul está en manos de los talibán.

«Se está trabajando con todos nuestros aliados y socios para buscar nuevas vías de evacuación de los colaboradores afganos», se ha limitado a señalar el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, en la rueda de prensa al término del Consejo de Ministros.

Como ya hiciera la víspera el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, durante su comparecencia para hablar de Afganistán en el Congreso, Bolaños ha subrayado que dada la «dificultad» actual tras la marcha de Estados Unidos y «por cuestiones de seguridad» es preferible «no dar muchos más detalles».

«La prudencia y la discreción son útiles» en circunstancias como estas, ha sostenido el ministro de la Presidencia, que se ha encargado de coordinar el grupo de trabajo en el Gobierno encargado de la evacuación de afganos, incidiendo en que esto ha sido «clave» en todo el operativo y por tanto se ha optado por informar solo cuando hay «resultados concretos».

«Tenemos que seguir sacando colaboradores afganos de allí» y «salvándoles la vida y eso se hace con discreción», se ha excusado Bolaños. El Gobierno no ha querido precisar en ningún momento, tras dar por concluida el viernes la primera fase de evacuación, cuántos antiguos colaboradores y sus familias se han quedado en Afganistán.

Albares también dijo el lunes que se está trabajando con muchos países para buscar vías para poder sacar de Afganistán a estas personas y de hecho un centenar de países, entre ellos España, anunciaron el domingo que tenían «garantías» de los talibán de que aquellos que cuenten con documentos y permisos que avalen su marcha podrán salir del país. El ministro de Exteriores dejó claro que el Gobierno mantiene su compromiso de «no dejar a nadie atrás».

Por otra parte, fuentes de Exteriores han confirmado que entre los más de 170 fallecidos en el atentado del jueves pasado contra el aeropuerto de Kabul había un afgano que figuraba en el listado español para su eventual evacuación.

Según las fuentes, se trata del hijo de 21 años de una mujer que en su día trabajó para una empresa que trabajaba para la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID).