lunes, 27 septiembre 2021 21:22

El 47% de las personas sin hogar ha sufrido un incidente o delito de odio

el corte ingles

Un estudio realizado por la Fundación ‘Hogar Sí’ y el Observatorio de Delitos de Odio ‘HATEnto’, determina que el 47% de las personas en situación de sinhogarismo ha sufrido un incidente o delito de odio, aunque el 83% de ellas no denuncian por «miedo a las represalías», las «barreras burocráticas» o un sistema de denuncia «poco adaptado a su realidad», entre otros motivos.

Desde estas entidades han lamentado la discriminación que vive a diario este colectivo y advierte de que, si no se combate, existe el riesgo de las víctimas normalicen la discriminación y que generen sentimientos de culpa y vergüenza.

Es por eso, que Fundación ‘Hogar Sí’ ha puesto en marcha una campaña para alertar acerca de los delitos de odio y concienciar acerca de la aporofobia, un agravante de los delitos de odio que incluye la invisibilización, la discriminación, los insultos o las vejaciones, y en los casos más extremos, violencia física, agresiones sexuales u homicidios.

El objetivo de esta nueva campaña es concienciar acerca de esta realidad que sufren las personas en situación de sinhogarismo. Así, bajo el lema ‘Combate el odio, acaba con la aporofobia #SinAporofobia’, han comenzado esta iniciativa que lidera el presentador y periodista, Quique Peinado.

A través de un vídeo, esta campaña muestra la historia de José Alberto (al que entrevista Peinado), un hombre que vivió más de años ocho años en la calle, y quien fue víctima y testigo de este tipo de agresiones.

APOROFOBIA EN EL CÓDIGO PENAL

Desde la entidad, su subdirectora general, Maribel Ramos Vergeles, ha señalado que «lo que más protege a las personas en situación de sinhogarismo de los delitos de odio y la discriminación es tener una casa en la que vivir».

Por otra parte ha celebrado la introducción de la aporofobia en el Código Penal. Según ha explicado, es «un reconocimiento a la vulnerabilidad de las personas en situación de pobreza, y especialmente a las discriminaciones sistemáticas que sufren las personas que viven en la calle, solo por el hecho de estar en esa situación».