viernes, 24 septiembre 2021 00:05

Cs pedirá que se investigue los supuestos contactos del independentismo con funcionarios rusos

Ciudadanos pedirá la creación de una comisión de investigación en el Parlament de Cataluña para analizar los supuestos contactos de un colaborador del expresidente de la Generalitat y líder de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, con funcionarios y exagentes de inteligencia rusos para que Moscú les ayudara a conseguir la independencia de Cataluña.

Así lo ha dicho, en declaraciones a los periodistas en Madrid, la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, que considera «muy grave» la información publicada por ‘The New York Times’. Según este diario, hay informes de inteligencia que indican que Josep Lluis Alay, un emisario de Puigdemont, viajó a Moscú en 2019 y se reunió con funcionarios rusos, con exagentes de inteligencia y con el nieto de un espía de la KGB con el objetivo de obtener la ayuda de Rusia para lograr la separación de Cataluña del resto de España.

«Cada vez que se sabe algo más del ‘procés’ es peor todavía. Por tanto, hay que llegar hasta el final», ha afirmado Arrimadas, que quiere que se sepa cómo ha empleado la Generalitat dinero público «para ir en contra de los catalanes y en contra de España».

Ante estas informaciones, el eurodiputado de Cs Jordi Cañas ha registrado una pregunta escrita dirigida a la Comisión Europea para saber si conoce los informes a los que alude el periódico y si va a emprender acciones «para evitar que las estrategias de los movimientos políticos separatistas debiliten el proyecto de la Unión Europea y amenacen los artículos 4.2 y 21.2 del Tratado de la UE», referentes a la integridad territorial y la seguridad nacional de los Estados miembros y a las relaciones internacionales de la UE.

En su iniciativa parlamentaria, Cañas sostiene que el acercamiento de Rusia a los separatistas catalanes revelado por ‘The New York Times’ «encajaría en la estrategia» del presidente de Rusia, Vladimir Putin, de «desestabilizar y debilitar a la Unión Europea a través de campañas de desinformación y apoyando a movimientos políticos separatistas y/o de ultraderecha».

Además, el eurodiputado ha preguntado específicamente al alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, si conoce los mencionados informes de inteligencia y si el Servicio Europeo de Acción Exterior hará que el Equipo de Estrategia de Comunicación para el Este –que se creó para analizar las campañas de desinformación de Rusia– investigue esa supuesta «injerencia rusa en la política europea».

SON LOS SOCIOS Y LOS INTERLOCUTORES DE SÁNCHEZ

Además, ha lamentado que los partidos independentistas sean «socios e interlocutores» del Gobierno de Pedro Sánchez. «¿Cómo puede Sánchez permanecer ni un minuto más en la Moncloa gracias a esta gente? ¿Cómo puede darles interlocución? ¿Cómo les va a regalar una mesa de la vergüenza?», ha manifestado, preguntándose si el PSC apoyará crear una comisión de investigación en el Parlament como quiere Cs.

Por otro lado, ha calificado de «ignominia» la decisión de la Mesa del Parlament de distinguir con la Medalla de Honor de la institución de este año a todas las personas «víctimas de la represión y de la causa general contra el independentismo» a raíz del referéndum ilegal de 2017, así como a los colectivos jurídicos que las defienden.

«Los separatistas están muy subiditos, haciendo lo que les da la gana, porque son los socios de Sánchez y saben que de ellos depende que esté en la Moncloa», ha afirmado. Cree que esa es la actitud de esos partidos al ver que «dan un golpe de Estado y les indultan, insultan a España y les dan los Presupuestos, amenazan con volverlo a hacer y Sánchez les da una mesa» de diálogo.

Arrimadas ha señalado que cuando Ciudadanos formaba parte de la Mesa del Parlament, las medallas se concedían «a servidores públicos y a sanitarios», y ahora que ya no está presente en este órgano y que «Sánchez da la gobernabilidad de España» a las fuerzas independentistas, se condecora a «los que se saltan las leyes y a los que han arruinado y roto Cataluña por la mitad».

La decisión sobre las medallas de este año se ha aprobado por mayoría de la Mesa y a propuesta de su presidenta Laura Borràs, de Junts per Catalunya. El órgano está compuesto por dos representantes de Junts, dos diputados de Esquerra Republicana, dos del PSC y uno de la CUP.