sábado, 18 septiembre 2021 22:58

¿Qué hacer si un niño se golpea?

Los niños se golpean, se caen y se hacen daño todo el tiempo, es una realidad para la que debemos estar preparados ya sea que seamos padres, convivamos con ellos o simplemente los cuidemos por unas horas.

Aunque puede ser algo aterrador, siempre es necesario que sepas exactamente qué hacer en caso de que sufra un golpe superficial que, aunque doloroso, no representará consecuencias mucho mayores. Y es que, aparte de aplicarle alguna fórmula refrescante como Arnidol, hay algunos pasos adicionales que queremos recomendarte.

Verifica el golpe y el estado del niño

Antes de correr a aplicarle el Arnidol Gel Stick, lo primero será verificar el estado del niño. Recuerda que es normal que llore si el golpe le ha dolido y está asustado, sin embargo, debes intentar ayudarlo a calmarse y observar esto para saber cuánto dolor siente.

Si es un golpe en la cabeza, examínalo sin presionarlo y verifica si el golpe tiene sangre. Si es en otra parte del cuerpo, con mucha delicadeza ayuda al niño a mover la zona para asegurarte de que funciona correctamente.

Puede suceder que el niño te diga que no quiere moverlo, no lo presiones, sino que comprueba si los huesos están en una posición natural y si solo se trata de un pequeño golpe.

Algo realmente importante es que, si ves alguna anomalía en el golpe, dolor excesivo o que el niño pierde el conocimiento debes detener la revisión y llevarlo inmediatamente al médico.

Aplica algo que refresque el área del golpe

Lo mejor para reducir el dolor y la inflamación es aplicar alguna fórmula refrescante como Arnidol, que es natural y cuenta con propiedades calmantes para la piel. Igualmente, puedes usar agua fría o ponerle hielo, pero evita que entre en contacto directo con la zona del golpe para evitar quemarlo con la temperatura.

Mantén el ambiente y ánimo calmado

Es realmente importante que el niño no note tu tensión o temor, porque eso lo llevará a perder la calma y hará más difícil tu trabajo de ayudarlo a que se sienta mejor. Evita los escándalos y si la herida tiene mala pinta, evita que la mire hasta que puedas mejorar su aspecto para que no sufra ninguna clase de shock

Evita los movimientos bruscos inmediatamente al golpe

Algo realmente importante es que tu niño no vuelva inmediatamente a jugar corriendo o a hacer movimientos demasiado bruscos que podrían incrementar su dolor. Este es un buen momento para sentarte con él y mantenerlo tranquilo hasta que se encuentre recuperado de su pequeño accidente.

Observa muy bien su comportamiento

Las horas siguientes al golpe serán realmente importantes para saber cómo de fuerte fue. Por eso debes observar su comportamiento, si el dolor se prolonga, si puede desenvolverse correctamente a pesar del golpe o cualquier otro indicativo de que puede tratarse de algo más que eso.

Puedes aplicar la fórmula refrescante un par de horas después, ya que es posible que el golpe se hinche o duela. Pero si hay otros síntomas como mareos, dolor excesivo, incapacidad para mover esa parte del cuerpo o similares, lo mejor es que visites al médico.