domingo, 19 septiembre 2021 22:07

Almeida pasa al ataque y se alía con Casado para frenar el ascenso de Ayuso arrebatándole el PP de Madrid

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, se ha cansado de esperar con miedo la llegada de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a la presidencia del PP de la región. El regidor ha pasado al ataque y ha anunciado con timidez su intención futura de presentarse a la competición por el Partido Popular de Madrid. Hasta hace unos meses, desde Génova apoyaban la candidatura de Ayuso sin fisuras, especialmente después de la arrasadora victoria de la presidenta autonómica en las elecciones de la Comunidad de Madrid. El problema es que ahora Pablo Casado ha activado a Almeida para anular el ascenso de Ayuso. Y esto ha descolocado a todos en Sol, que ven cómo Génova le ha retirado su apoyo a la presidenta autonómica con tal de frenar su ascenso. Casado ha avisado que no entrará en polémica ni en apoyar a uno o a otro, pero lo cierto es que quien ha activado al alcalde ha sido el propio presidente popular para frenar la ambición de Ayuso. O al menos es lo que cuentan las fuentes.

Hasta ahora, la guerra entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento pasaba por debajo del radar de los medios de comunicación. Nadie quería que se hiciera público que ambas administraciones estaban enfrentadas. Tampoco querían que se supiera el miedo que se respiraba en el Consistorio por las filtraciones y las venganzas personales que venían desde la Comunidad de Madrid ni que muchos estaban esperando aterrorizados que Ayuso empezara a cortar cabezas tan pronto como llegara a la presidencia del PP de Madrid. Sin embargo, Almeida ha dado un paso adelante y ha pasado al ataque. Quiere morir matando y quiere disputar a Ayuso sus ambiciones personales mediante una alianza muy oportuna y conveniente con el presidente del PP, Pablo Casado. El objetivo común está claro. Y por primera vez parece que Casado y Ayuso tienen exactamente los mismos intereses.

Almeida tan solo ha anunciado que no renuncia a presentarse para presidir el PP de Madrid. Este cambio de postura repentino ha descolocado a Sol, donde dan por hecho que si el regidor ha dado este paso tan arriesgado ha sido porque cuenta con el apoyo total de Casado. Todos recuerdan al secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, dando su apoyo total a Ayuso en su batalla personal por presidir el PP de Madrid. Esto anuló a la única persona que dejó ver su interés por hacerse con el control de la delegación territorial de la formación, la secretaria general del PP de Madrid, Ana Camíns, y dejó vía libre a la presidenta autonómica… hasta ahora.

«En la sala hay dos militantes muy cualificados que saben que van a tener mucho peso»

«En la sala hay dos militantes muy cualificados que saben que van a tener mucho peso». Estas palabras las ha dicho Casado en el mismo momento en el que el alcalde de Madrid filtró su intención de presentarse a presidir el PP de Madrid. Casado ya no tiene tan claro que Ayuso sea la persona ideal para presidir el partido y desde Génova han escenificado con especial cuidado la retirada de apoyo a la presidenta de la Comunidad de Madrid a sabiendas de que esto ha convertido a Casado en el objetivo número uno de los asesores de Ayuso. Sea como sea, parece que el regidor ha pasado al ataque al mismo tiempo que ha depurado a golpe de cese a parte de su equipo.

Los pasos de Casado y de Almeida son inesperados, pero tienen sentido, tal y como relatan las fuentes. Ambos se sentían amenazados por Ayuso. El primero porque sabe que las aspiraciones de la presidenta de la Comunidad no se limitan al territorio, sino que ascienden al plano nacional. Y el segundo porque se ha visto acogotado por el crecimiento de la líder de la autonomía a la par que su popularidad se hundía durante este verano negro. En un principio, Génova intentó hacer de Ayuso su aliada dándole el PP de Madrid sin rechistar. Sin embargo, algo ha hecho que Teodoro y Casado cambien de opinión y se alíen con Almeida para intentar romper el ascenso de Ayuso.

Ana Camíns
La secretaria general del PP de Madrid, Ana Camíns, en un evento del PP. Foto: Europapress.

Lo único curioso que llama la atención en Sol es que Casado no se ha atrevido a brindar su apoyo en público a nadie, pese a que las fuentes indican que el presidente del PP tiene claro que quiere que sea Almeida quien se haga con el control de la delegación territorial. Las palabras de Casado han buscado no ofender a Ayuso y sobretodo no escenificar una guerra entre la presidenta de la Comunidad de Madrid y la directiva de Génova sin tener nada claro y con las elecciones a dos años vista.

Almeida se ha rebelado contra sus demonios y contra todo aquello que asustaba a los suyos. Quieren guerra contra el equipo de Ayuso y han pasado al ataque tras dos años recibiendo golpes procedentes de la Comunidad de Madrid, o al menos es lo que las fuentes del Consistorio tienen claro. El alcalde ha jugado con Casado porque ambos tienen un objetivo común. El regidor está sometido al criterio de Génova desde el momento en el que Casado le dio el regalo envenenado de ser el portavoz nacional del Partido Popular. Ahora la relación entre ambos pasa a un nuevo nivel porque los dos tienen el interés común de contener a Ayuso en la Comunidad de Madrid.

Con Almeida y Ayuso en guerra por presidir el PP de Madrid, quien ha renunciado a todos sus sueños ha sido la senadora y secretaria general de la formación en el territorio, Ana Camíns. En un principio, Almeida apoyaba las aspiraciones de la dirigente popular porque era la única que amenazaba con plantarle cara a Ayuso. Sin embargo, tras el paso adelante del alcalde popular, Camíns ha pasado a un segundo plano y nadie la ve con posibilidades de conseguir más galones.