lunes, 20 septiembre 2021 00:39

Christian Fernández se lleva el Premio Ateneo de Valladolid

el corte ingles

El escritor madrileño, con orígenes vallisoletanos, Christian Fernández Alonso ha sido elegido ganador de la 68 edición del Premio Ateneo-Ciudad de Valladolid con la novela ‘Buen Ladrón’, ambientada en la capital en la época de la II República.

Como es habitual, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha comunicado la noticia al propio ganador este jueves en una conversación telefónica que ha tenido lugar durante la rueda de prensa en la que se ha dado a conocer el fallo del jurado de este Premio.

Fernández ha sido merecedor del galardón por ‘Buen ladrón», novela ambientada en la República, y se lleva el premio dotado con 20.000 euros.

«¡Qué notición!. Tu sabes lo que representa para un escritor. ¡Es una satisfacción inmensa!», así ha reaccionado Christian Fernández Alonso cuando al filo de las dos de la tarde de este jueves el alcalde le llamó por teléfono desde el Salón de Recepciones del Ayuntamiento para comunicarle que había ganado el Premio de Novela Ateneo-Ciudad de Valladolid.

Madrileño, hijo de vallisoletano, Christian Fernández Alonso, ha repartido su vida entre España y México. Es licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Complutense y Máster cum laude por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ha colaborado en varias universidades de ambos países compartiendo su pasión por el arte y la literatura.

«Valladolid ha sido siempre el punto de referencia familiar», según ha detallado en esa comunicación telefónica, aunque su actual lugar de residencia es Sevilla.

La novela está ambientada en la II República y cuenta la historia entre un hombre mayor que «adopta» a un niño y le educa en «las buenas y las malas artes», por lo que la ha definido como una historia en la que tiene peso la relación «paterno-filial»

En la presentación del fallo del jurado Óscar Puente ha destacado la normalización del proceso relacionado con este veterano galardón. «En 2021, la gestión de nuestro Premio Ateneo ha recuperado felizmente su ritmo y su dinámica habituales, después de todas las dificultades que hubo que superar en la edición de 2020, a consecuencia de la situación sanitaria», ha explicado.

La recepción de originales no ha sufrido retrasos y la coordinación de las comisiones de lectura que realiza Ana Velasco Molpeceres se ha llevado a cabo sin incidentes, en todas sus fases.

En total, los miembros del jurado han leído 165 obras en esta edición, lo que representa una cincuentena más que el año anterior.

«Así pues podemos afirmar que el Premio ha superado la pandemia e incluso constatar, también, que ha salido de ella más reforzado y con más ímpetu, a juzgar por el número creciente de originales recibidos y la calidad de los mismos, según valoración del comité de coordinación del certamen», ha insistido el regidor.

La 68 edición llega así a su penúltima etapa, con la decisión alcanzada por el jurado en la mañana de este jueves en la Casa de Zorrilla. Se culminará el jueves 16 de septiembre a las 20.00 horas, en el jardín de dicho espacio con el acto de entrega del galardón literario «más veterano» de la ciudad.

Además de Angélica Tanarro, periodista y directora de la Sección de Literatura del Ateneo de Valladolid; que ha presidido el jurado del Premio, han integrado este jurado Miguel Ángel Rodríguez Matellanes, director de Editorial Algaida; Pedro Ojeda, poeta, profesor de literatura de la Universidad de Burgos y co-director del programa «Valladolid Letraherido» de la Fundación Municipal de Cultura; la escritora Yolanda Izard, y María Aurora Viloria, sin duda una de las periodistas culturales y críticas literarias más carismáticas de nuestro entorno.

El apoyo municipal al Premio, dotado con 20.000 euros y la publicación de la obra ganadora a cargo de Editorial Algaida, es «una muestra inequívoca de que, a pesar de la austeridad a la que obligan las circunstancias actuales, el Ayuntamiento de Valladolid continúa promoviendo la cultura con gran decisión», ha destacado el alcalde.

La literatura, las letras y la lengua en general ocupan un papel protagonista en la oferta cultural de nuestra ciudad y creo que la iniciativa municipal a este respecto es incuestionable y digna de ser tenida muy en cuenta.