martes, 21 septiembre 2021 06:12

El Papa dice que una familia es generosa si «permanece abierta a la vida»

el corte ingles

El Papa ha señalado que una familia es generosa si «permanece abierta a la vida» y «no discrimina» y ha reivindicado la oración como unos de los elementos fundamentales para el crecimiento y la consolidación del núcleo familiar.

«Una familia construye la historia si permanece abierta a la vida, si no discrimina y sirve a los más débiles y necesitados, si no deja de ofrecer al mundo el pan de la caridad y el vino de la fraternidad», ha subrayado Francisco.

El pontífice ha hecho estas consideraciones durante la reunión en el Vaticano con los participantes de la XIV Peregrinación Nacional de las Familias por la Familia.

En su mensaje, el Papa además de elogiar a los promotores del evento, a la Oficina Nacional de Pastoral Familiar de la Conferencia Episcopal Italiana CEI y al Foro Nacional de Asociaciones Familiares, ha agradecido a todas las asociaciones e iniciativas que defienden con «alegría» y dicen «al unísono que la familia está viva».

Francisco ha instado a las familias a no buscar la alegría «consumista e individualista», que «sólo lastra el corazón», sino «esa alegría que se vive en comunión, que se comparte y se participa». Y ha añadido: «Somos más dichosos en dar que en recibir». A este respecto ha añadido que «el amor fraterno multiplica» la «capacidad de alegría» porque permite a las personas alegrarse del bien de los demás».

El Papa ha subrayado también los elementos que permiten a la familia crecer y consolidarse. En primer lugar, «la familia está viva si está unida en la oración». En segundo lugar, «la familia es fuerte, si redescubre la Palabra de Dios y el valor providencial de todas sus promesas». En tercer lugar, «la familia es generosa y construye la historia si permanece abierta a la vida, si no discrimina y sirve a los más débiles y necesitados, si no deja de ofrecer al mundo el pan de la caridad y el vino de la fraternidad».

El X Encuentro Mundial de las Familias se celebrará en Roma del 22 al 26 de junio de 2022, en una edición innovadora que también implicará a las comunidades diocesanas de todo el mundo.