martes, 28 septiembre 2021 04:20

Las frutas y hortalizas mantienen un crecimiento del 0,3% en el último año

Las ventas de frutas y hortalizas han crecido, en valor, un 0,3% en los últimos doce meses a pesar de la situación de excepcionalidad que se vivió entre marzo y junio de 2020 por la pandemia, según los datos presentados por NielsenIQ en el 23er Congreso AECOC de Frutas y Hortalizas, que se celebra hasta mañana en València.

De hecho, la facturación del sector hasta julio de 2021 muestra un incremento del 7,3% en comparación con los datos de 2019. Por su parte, el descenso de las ventas entre marzo y abril fue de hasta el 11%, pero la previsión es que en este segundo semestre del año la situación se normalice.

El consultor de NielsenIQ, Ignacio Biedma, ha recordado que en julio se registró un incremento del 1,5% en las ventas y se espera que en la segunda parte de año se produzca una recuperación, tras los descensos previsibles del trimestre anterior»

En el detalle por productos, la venta de frutas crece un 1,6% en los últimos meses y ya representan un 54% de la facturación total del sector hortofrutícola, mientras que la verdura cae un 1,2%. Aún así, la demanda de frutas ha disminuido un 2,8%, en gran parte por el descenso de naranjas y manzanas. En cambio, en los últimos meses ha aumentado el consumo de sandías (4%) y uvas (29,5%)

Por lo que respecta a las hortalizas, los productos frescos siguen siendo la elección prioritaria de los consumidores y representan el 87,2% de las ventas. Aun así, la verdura congelada ha vivido un gran crecimiento durante la pandemia y registra un incremento de ventas del 9,1% en el último año.

Así, los cambios de hábitos producidos durante la pandemia han llevado a un incremento del consumo de productos frescos y saludables, lo que ha favorecido el crecimiento de frutas y hortalizas, que ya representan el 12% de las ventas de gran consumo.

Otro de los nuevos hábitos que se ha consolidado es la venta online. En lo que llevamos de año, la compra por internet de productos frescos ha crecido un 19%, mientras que la de frutas y hortalizas lo ha hecho a un ritmo del 15%.

Los datos de NielsenIQ, en cambio, muestran cómo la eliminación de las restricciones y la vuelta paulatina a la normalidad han provocado la recuperación de ciertos hábitos de compra prepandémicos, como el incremento en la frecuencia de compra y el descenso del ticket medio, que hoy es un 7,1% inferior al año pasado.

En el análisis del comportamiento del consumidor, la consultora de AECOC Shopperview, Marta Munné, revela que el 30% de los ciudadanos ha incrementado su consumo de frutas y hortalizas desde el inicio de la crisis sanitaria.

«La pandemia ha puesto los factores de salud y sabor en el eje de las decisiones de compra y las frutas y hortalizas cumplen con ambos requisitos; el sector ha sabido identificar cuáles han sido los principales motivos de consumo en los últimos meses y eso se refleja en el crecimiento de la categoría», destaca Munné.

SOSTENIBILIDAD

Otro de los motivos de compra que crece es el de la sostenibilidad: el 60% de los consumidores tiene más en cuenta este aspecto a la hora de llenar su cesta de la compra. Así, la mitad de los consumidores reclama una mayor oferta de productos de proximidad y de productores locales, mientras que a tres de cada diez les gustaría encontrar una mayor oferta de productos bio.

El envase de los productos hortofrutícolas también condiciona la decisión de los consumidores. Uno de cada tres encuestados compra frutas y hortalizas envasadas y, de éstos, el 43% busca envoltorios respetuosos con el medio ambiente. De hecho, hasta el 70% de los consumidores asegura que prefiere marcas que apuestan por la sostenibilidad en sus envases y productos.

El estudio de AECOC Shopperview también destaca el interés de los consumidores por incorporar a su cesta de la compra nuevas variedades de frutas y hortalizas. El 36% de los encuestados afirma que busca productos nuevos y que le sorprendan, mientras que el 27% ha aumentado su inversión en un surtido más gourmet. En línea con estos datos, algo más de la mitad de los consumidores cree que las marcas hortofrutícolas deberían ampliar su surtido de productos a la venta.