viernes, 24 septiembre 2021 22:34

El 90% de los españoles cree que el uso de bicis y patinetes no está suficientemente regulado

el corte ingles

Nueve de cada diez españoles consideran que la micromovilidad, es decir, el uso de vehículos de movilidad personal (VMP) como son las bicicletas o los patinetes eléctricos, no está lo suficientemente regulada.

Según se desprende de una encuesta realizada por idealo.es, el 25 por ciento de los españoles ha utilizado, al menos una vez, uno de estos vehículos.

Precisamente, el Congreso acordó la semana pasada que el conductor de un vehículo de movilidad personal estará obligado a utilizar casco de protección en los términos que reglamentariamente se determine. Así lo decidieron los grupos parlamentarios en el trámite de ponencia sobre el proyecto de ley por la que se modifica el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 6/2015 en materia del permiso y licencia de conducción por puntos.

Por grupos de edad, el estudio muestra que los centennials (nacidos entre 1996 y 2012) y los millennials (nacidos entre 1981 y 1996) son los más predispuestos a probar este tipo de movilidad, con un 38,5 por ciento y un 33,3 por ciento respectivamente. En el lado opuesto, un 11 por ciento de los baby boomers (nacidos entre 1946 y 1965) ha usado uno de estos dispositivos.

Por otra parte, la investigación publicada este miércoles muestra que el 60 por ciento de los españoles considera que la micromovilidad es un modo de transporte seguro. Así, el medio que mayor confianza ofrece a los usuarios son las bicicletas eléctricas, mientras que patinetes y monociclos ocupan el segundo y tercer puesto, respectivamente.

Asimismo, este análisis revela que la mayor parte de la gente que utiliza los servicios de micromovilidad lo hace para recorrer pequeñas distancias, para ocio o para realizar recados. Por otro lado, cada vez más españoles lo usan para acudir a trabajar, algo que está muy implantado en muchos países europeos.

El 63 por ciento de los españoles que ha utilizado alguna vez un servicio de micromovilidad usó el patinete eléctrico y un 19,4 por ciento de las personas consideran que se trata de un medio seguro. En contraposición, las bicicletas eléctricas, que son señaladas como el medio de micro-transporte que más confianza ofrece, son conducidas por el 42 por ciento de los consumidores.

Según los autores del estudio, la razón puede radicar en los precios, ya que los patines eléctricos suelen tener un precio más barato: algunos pueden costar menos de 100 euros, mientras que la mayoría de las bicicletas eléctricas suelen superar los 500 euros y pueden superar los 1.000 euros.