miércoles, 27 octubre 2021 19:10

El ‘gatillazo’ de Quislant: tumba ‘in extremis’ una reunión para exigir a los suyos que apoyen a Almeida

Ya empiezan a verse los movimientos en los municipios y los distritos madrileños para ver a quién apoya a quién en la pugna por el PP de Madrid. Hay algunos que no quieren mojarse hasta ver cómo están las cosas. Pero hay otros que sí se han lanzado a la piscina y ya están haciendo lo posible por cerrar filas en torno a un candidato. Los contendientes son la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida. Y los municipios y distritos ya empiezan a verse obligados a posicionarse. Los que no lo tienen claro callan, pero los que sí, como es el caso de la alcaldesa de Pozuelo de Alarcón, Susana Pérez Quislant, ya hasta intentan imponer reuniones de todos los asesores para exigir el apoyo para un candidato. La regidora de este municipio madrileño quiere que todos los suyos apoyen a Almeida. Que su marido sea asesor del Ayuntamiento de Madrid poco ha tenido que ver… creemos.

La alcaldesa ha intentado imponer una reunión extraordinaria este miércoles en la que tratar muchos temas, entre los cuáles se encontraba el escabroso asunto de ver a quién deben apoyar. El problema es que ha tenido un gatillazo que le ha llevado a suspenderla el mismo día. Quislant, a quien quieren apartar desde el PP de Ayuso para hacer hueco como candidato de Pozuelo al consejero Enrique Ruiz Escudero, presidente también del PP del municipio madrileño, tiene claro que hay que apoyar a Almeida con uñas y dientes porque de ello depende su supervivencia política y la de su marido, quien está cómodo de asesor en el grupo parlamentario popular del Ayuntamiento de Madrid. Sea como sea, Quislant ha querido cerrar un encuentro para trasladar a los asesores de Pozuelo que ellos tienen que cerrar filas en torno a Almeida, tal y como ha podido saber MONCLOA.com. Pero el problema es que dichos representantes públicos no tienen tan claro que deban hacerlo. Especialmente porque el presidente del PP de Pozuelo es del ala de Ayuso y que la propia hermana de Enrique Ruiz Escudero, Almudena, es concejala del municipio.

Susana ha colocando a su marido como asesor en donde ha podido

Quislant se ha lanzado a la piscina porque sabe que tiene los días políticos contados. En el Ayuntamiento de Pozuelo no ha conseguido consolidarse como alcaldesa y sabe que en el PP hay muchos que quieren apartarla. No solo por sus peripecias como alcaldesa, sino porque se ha incrustado en el partido a la antigua usanza (colocando a su marido como asesor en donde ha podido), sino porque Enrique Ruiz Escudero quiere su retiro dorado como alcalde de Pozuelo y ella se ha convertido en un estorbo para los planes del consejero de Sanidad. Apoyar al alcalde se ha convertido en su única opción para sobrevivir. Y la reunión abortada de esta semana ha buscado presionar a los suyos para que hagan exactamente lo mismo.

El marido de Susana, Miguel Ángel Regodón, está colocado como asesor en el Ayuntamiento de Madrid, bajo el amparo de Almeida. Pero es que la mujer del primer teniente alcalde, Eduardo Oria, María del Mar Gil Matesanz, también está colocada como asesora de la concejala del Ayuntamiento de la capital Paloma García.

Que gane Ayuso el PP de Madrid la dejaría automáticamente fuera de la carrera por la alcaldía de Pozuelo y no se lo puede permitir. ¿Qué sería de ella? ¿Y de su marido? Estas dudas atormentan a la alcaldesa y ha decidido posicionarse la primera en la carrera por ver quién preside el PP de Madrid. La distancia entre Susana y Ayuso es notable. La presidenta de la Comunidad de Madrid la ha tratado como un cero a la izquierda cada vez que ha visitado el municipio más rico de España. Susana Pérez Quislant sabe que si Ayuso se hace con la formación, cortará cabezas políticas ahí por donde pase y ella está de las primeras en la agenda dadas las aspiraciones del consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. El problema es que a pesar de todo, Ruiz Escudero es el presidente del PP de Pozuelo de Alarcón y la hermana del consejero está en el Ayuntamiento desde hace tiempo.

Susana Pérez Quislant

La mayoría de los asesores se han visto presionados por la alcaldesa solo con el intento. Tomar una decisión tan pronto puede significar su muerte política si se tiene en cuenta que no está claro quién ganará la pugna por el PP de Madrid. No ha habido un solo municipio que se haya decantado por uno o por otro, entre otras cosas, porque no se ha dado una fecha para celebrar el congreso por el PP de Madrid. El presidente del PP, Pablo Casado, ha dado su apoyo a Almeida porque quiere frenar a la presidenta de la Comunidad de Madrid. Almeida es el candidato «oficialista», pero esto no quiere decir que vaya a ganar. Y los asesores de Pozuelo se quejan por la presión de Susana. Aunque no es nada nuevo.

Susana Pérez Quislant tiene tiempo. Ha sorprendido en su propio Ayuntamiento que se haya apresurado para ver qué posiciones tomarán los suyos y sobretodo para presionar a los asesores para que voten y apoyen a Almeida. Susana está algo tensa dado que sabe desde hace meses que Ayuso la ningunea. Se huele lo que viene y ha decidido pasar al ataque antes de lo previsto. Las fuentes aseguran que Pérez Quislant les avisó directamente de que la reunión convocada para el miércoles tenía la intención de convencerles de que cerraran filas en torno a Almeida. Y si no lo hacen, ¿quién sabe lo que puede pasar? Esperemos que el destino de los díscolos no sea el mismo que el de los jefes de prensa de Susana.