jueves, 21 octubre 2021 19:28

José Luis Ábalos se recicla como tertuliano antes de intentar mantener en pie su corriente dentro del PSPV

José Luis Ábalos se ha reciclado como contertulio del polémico espacio televisivo ‘Todo es mentira’ que emite Cuatro. El exministro de Transportes y ex secretario de Organización del PSOE busca nuevos ingresos y más visibilidad dos meses después de que Pedro Sánchez lo apartase de la primera línea política por un escándalo relacionado con un familiar suyo que todavía no ha visto la luz.

Es cierto que Ábalos no se da por vencido y pretende continuar en política tras más de cuatro décadas en la vida pública. El valenciano guarda un ‘as’ debajo de la manga: la corriente que lidera dentro del PSPV.

Cabe recordar que los socialistas valencianos celebran primarias en noviembre con Ximo Puig como único candidato. Aun así no será un paseo militar para el presidente valenciano, que tendrá que ceder cargos al ‘abalismo’ para coser un interesado consenso a martillazos. 

En este pacto entre ‘ximistas’ y ‘abalistas’ podría hacer fortuna el propio Ábalos, que según varios medios intentará liderar al PSOE en el Ayuntamiento de Valencia en las elecciones municipales de 2023.

EXPLICACIONES

Antes de pactos y primarias están llegando las explicaciones de Ábalos, que hace unos días explicó en La Sexta que su salida del Gobierno se enmarca dentro de la necesidad «de reimpulsar la acción política del Gobierno». 

El exministro negó que la polémica de Plus Ultra haya sido decisiva en su caída: «El Ministerio que yo dirigía no forma parte del órgano de gestión de estos préstamos». Y también negó que esté dolido por Pedro Sánchez: «Las decepciones vienen cuando alguien aspira algo y no lo consigue; en mi caso, no aspiraba a nada más, ya había sido todo lo que podía imaginar». ¿La explicación por qué no ha hablado con el presidente en estos dos últimos meses? Ver para creer: «Nos hemos dedicado a descansar todo lo que hemos podido».

COMUNICACIÓN EN MADRID

Ábalos también ha contado en Cuatro que al menos tuvo oportunidad de hablar con Pedro Sánchez cuando fue fulminado: «Tuve una conversación en la que me comunicó este hecho. Fue un día que él dedicó a comunicárselo a otros ministros. En mi caso tuve la suerte de estar en Madrid, y otros pues no estaban en Madrid. Yo al menos pude conversar. Fue una conversación breve porque era un día de comunicar malas noticias más que buenas«.

También ha desvelado que Pedro Sánchez no dio explicaciones a ninguno de los ministros cesados: «Ninguno. Ni conmigo ni con nadie. Simplemente te comenta cuál es la situación la decisión de producir una reforma de Gobierno y que algunos tenemos que dar un paso atrás».

El diputado insinúa que la enfermedad que afecta a un familiar suyo le invitaba a dar un paso atrás: «Por una parte es evidente que yo no estaba en ninguna quiniela y tenía un rol político orgánico en este caso vinculado al partido, pero también es verdad que yo, situación por la que todavía atravieso, tenía una necesidad casi vital de dejar aquello».

«Yo me sentía de alguna forma con mucha apetencia por la liberación. Quizá, por lo tanto, entendí que me venía bien, no entre en otros detalles. Soy una persona que no tiene interés en preguntar aquello que no tienen interés en contármelo«, añadió.

Y sobre Pedro Sánchez no tiene palabras de rencor: «Es una persona muy entregada, no tiene límite en tiempo ni en dedicación, se entrega absolutamente renunciando a otras muchas cosas. Mucha constancia y una voluntad tremenda».

Porque Ábalos ha decidido aguardar tiempos mejores con un tono cordial que deja ver en Twitter, donde mantiene su apoyo al Gobierno de España como si no hubiese sido cesado, o en otras declaraciones públicas.