martes, 26 octubre 2021 07:29

El administrador provisional de RTVM cree que gracias al ERE de 2013 existe hoy la cadena

el corte ingles

El administrador provisional de Radio Televisión Madrid (RTVM), José Antonio Sánchez, ha trasladado este viernes que gracias al ERE que se hizo en la cadena en 2013, que afectó a 829 trabajadores, existe hoy Telemadrid, y ha defendido que no fue ilegal porque hubo sentencia del Tribunal Supremo.

Así lo ha trasladado Sánchez durante su comparecencia en la Comisión de Telemadrid en la Cámara regional, justo después de que ayer no obtuviera el apoyo de la Asamblea para ser ratificado en el cargo provisional, ante la negativa de los grupos de izquierda y la abstención de Vox.

José Antonio Sánchez ha recordado su paso del 2011 hasta el 2014. Cuando llegó en julio de 2011 a Telemadrid ha indicado que la audiencia se sitiaba en 5,7, cuando se fue en octubre de 2014 en 4,8 puntos y ahora en julio de 2021 4,7.

«Menos ahora que cuando lo dejé, según Kantar Media. Todo aquel proceso, aquello del ERE, que gracias a que se hizo y se ganó hoy existe Telemadrid, porque si no hubiéramos corrido la suerte de Canal Nou; pero gracias al esfuerzo que hice personalmente hoy está Telemadrid. No quise pasar a la historia como el que cerraba un medio», ha explicado.

Por ello, ha afeado a los grupos de la oposición que digan que el ERE fue «ilegal», algo que conlleva a un delito y esto «no lo es porque fue aprobado por una sentencia del Tribunal Supremo».

En este punto, ha especificado que él ahora no es el director general, sino que es el administrador provisional, además de «incierto», por lo que sus planes no pueden ir enfocados «a largo plazo» sino en «dar estricto cumplimiento a la ley 8/2015 en la carta básica y en el contrato programa».

AUSTERIDAD, EFICACIA Y OPTIMIZACIÓN

A su juicio, «rallaría el ridículo y sería pretencioso venir a esta Cámara con un proyecto a largo plazo, sin estar siquiera ratificado». Por ello, se centra en un trabajo del «día a día» y se enfocará en gestionar el tiempo que esté con «austeridad, eficacia y optimización de los servicios públicos».

El plan de trabajo provisional que ha elaborado va encaminado a potenciar el servicio público en los informativos, con cambios tecnológicos y organizativos que garanticen una oferta de mayor calidad, más eficiente, sostenible y la inmediatez de la información.

Se enfocará en un progreso tecnológico, alcanzar las mayores cuotas de audiencia cada día, en la claridad, el rigor y el respeto que les distinga de los mejores medios de televisión.

Así, quiere poner especial atención al deporte. También en el caso de Onda Madrid, que profundizará en hacer una programación atractiva para los madrileños con actualidad, regional, nacional e internacional, además de deportiva y cultural, como la tauromaquia.

Además, quieren diseñar un prime time «de calidad» donde ha detectado algunas «carencias» de la cadena en esta franja horaria. Así, implementarán un plan de transformación digital para mejorar los contenidos.

«NO HA HABIDO REPRESALIAS» CON LOS PROFESIONALES

Ante las críticas de los partidos de izquierda por la «purga» de profesionales en Telemadrid, Sánchez ha explicado que él no ha cesado a «nadie», sino que en el contrato está estipulado que cuando se cesa al director general, los demás cesan automáticamente. Lo que hizo fue «no dejar descabezados determinados puestos».

Además, ha incidido que el hecho de que vayan cambiando los presentadores ha ocurrido «toda la vida» y conviene que se vayan «visualizando cambios y personas que son redactores y que se les da un destino igual de digno». «No ha habido represalias», ha lanzado.

En cuanto a su designación como administrador provisional, ha contado que en un momento dado desde la Consejería de Presidencia se le consulta sobre la situación de Telemadrid, debido a su trayectoria en el ente y se le consultó por el nombre de profesionales. Él dijo su opinión y después le llamaron desde la Comunidad de nuevo para que transitoriamente se hiciera cargo de una empresa que «ya conocía».

«En toda sociedad quien manda son los propietarios, los accionistas. Si el Gobierno es el accionista no tengo culpa de eso, supongo que podrá dar directrices. Yo no he hablado con ningún consejero y no he tenido ningún recado, ni he ido al despacho de ninguno de ellos», ha defendido.