domingo, 24 octubre 2021 14:10

Consejos para sentirte bien si todavía no has encontrado a tu media naranja

¿Aún no has encontrado a tu media naranja? Para empezar, lo primero en lo que debemos pensar es qué entendemos cuando nos referimos a este término. En muchas ocasiones, solemos pensar que nuestra otra mitad, la pareja deseada, debe ser esa parte que nos complete, como si faltara una parte de nosotros.

Este es el primer error que debemos subsanar. Nosotros, como personas individuales, ya somos personas completas por lo que somos. Por tanto, una pareja debe complementarnos en prácticamente todos los aspectos, pero nunca completar algo que, ya de serie, viene sin fallo.

¿Te preocupa estar siempre soltero? Descubre algunos consejos para sentirte bien si todavía no has encontrado a tu media naranja.

No te obsesiones con encontrar a tu media naranja, tampoco te compares

no obsesionarse media naranja

Como hemos dicho, uno de los primeros errores a los que nos enfrentamos cuando hablamos de buscar nuestra media naranja es ese de que necesitamos a alguien para que nos complete. La cultura del cine, de los dibujos animados, de las novelas y las series puede que no haya hecho pensar que es así pero, en realidad, no lo es.

Con el concepto claro en nuestra mente, otro consejo, primordial, que debemos tener en cuenta es que no sucede nada por estar soltero, sin esperar nada. Lo más importante es no obsesionarse ya que, si llegamos a ese punto de la obsesión, también puede llegar un momento en el que nos veamos a nosotros mismos buscando una pareja sin parar, con las consecuencias que esto puede tener.

Por ejemplo, que terminemos haciendo daño, sin pretenderlo, a personajes ajenas a nosotros porque en realidad no nos interesan. Llegará un momento en el que encuentres a tu compañero ideal pero, si no pasa, tampoco sucede nada. Además, también debemos tener en cuenta que, a pesar de que puede que tengamos amigos que ya están emparejados o que incluso comiencena tener hijos, no debemos verlo como una presión ni como un problema. No compararse desterrará el mito antiguo del «solterón» o la «solterona».

Aprovecha la independencia para disfrutar

independencia

Una de las cosas que debemos tener en cuenta cuando no tenemos pareja es nuestra independencia. Eso no quiere decir que cuando estamos emparejados la perdamos, pero bien es cierto que las cosas terminan siendo distintas. Por eso, hay que saber disfrutar de ese regalo durante el mayor tiempo posible.

Aprender a vivir con nosotros mismos será una de las mejores experiencias que podamos disfrutar. En el momento en el que encontremos esa media naranja que tanto deseamos, seguro que recordaremos aquellos momentos en los que vivíamos nuestra vida de forma solitaria. Cuando llegábamos a las tantas, veíamos las películas que nos gustaban sin importar qué momento del día fuera o eso de estar todo el día en casa en pijama, disfrutando de esa «libertad».

Aprovechar esos pequeños momentos es clave ya que, cuando llegue el momento, estaremos preparados para emparejarnos. Otra cosa a tener en cuenta es que, mientras esperamos a nuestra pareja ideal, podemos disfrutar de nuestro tiempo haciendo cosas que nos gustan, como salir con nuestros amigos, vivir experiencias y emocionarnos. Centrarnos en las amistades y la familia puede ser clave para no obsesionarnos por encontrar el amor cuanto antes.

La clave está en no culpabilizarnos por no encontrar a nuestra media naranja

culpa media naranja

Vivir de forma independiente, tranquilos, encontrándonos a nosotros mismos… Todos estos conceptos debemos tenerlos claros y saber valorarlos como se merecen. No todo en la vida es saber encontrar a la pareja ideal, por lo que, como ya hemos dicho, no podemos obsesionarnos con ese tema.

Un problema que podemos vivir si vemos que todos los demás a nuestro alrededor van encontrando a su media naranja y nosotros no, es que nos empecemos a culpabilizar por la situación. Esto se debe a que relacionamos el estar solteros, cuando llegan ciertas edades, con algo malo. En el momento en el que consigamos dejar atrás este mito tan pasado de moda, podremos comenzar a vivir una vida mucho más feliz, libre e independiente, sin pensar tanto las cosas que nos son ajenas.

Y es que, en contra de lo que podamos llegar a pensar, no tener pareja no es nuestra culpa. Puede que nos hayamos equivocado con algunas personas en el pasado, pero no pasa nada. Errar es humano y el no encontrar a la persona ideal no tiene nada que ver con que nos lo merezcamos ni nada parecido. Las cosas que no han funcionado no lo han hecho y ya está. No hay nada externo ni mágico que haya hecho que esto sea así. Dejar de culpabilizarnos por todo será un gran progreso.

Escoger bien es uno de los puntos más importantes

saber escoger

Hay personas que, cuando tienen cierta edad, buscan una pareja de forma desesperada porque creen que se encuentran en «el tiempo de descuento». Este es otro de los errores más comunes en los que no debemos caer. Ya que, en realidad, haciendo esto es poco probable que lleguemos a encontrar a nuestra media naranja.

En ningún caso, debemos conformarnos y salir con cualquiera solo para estar emparejados. Pocas son las ocasiones en las que terminar con el primero o la primera que se nos ha pasado por delante salga bien. En realidad, no conoceremos a la persona con la que estamos. Esto tiene poco de amor, que es eso con lo que en realidad soñamos cuando pensamos en una pareja que nos complemente para toda la vida.

Tener pareja por tenerla no es una opción. Además, se convertirá en un error que te hará sufrir por no haber pensado lo suficiente en ti y sí en todo lo que puedan decir los demás. En el siglo XXI, esto es completamente innecesario. En primer lugar, debemos tener claro la persona que buscamos. Qué valores son los que deseamos encontrar en una pareja estable, quién nos satisface y, por supuesto, por quién tenemos sentimientos importantes. Tener cosas en común, conversación, buena comunicación… En definitiva, ir despacio y saber escoger de la forma adecuada.