jueves, 28 octubre 2021 10:29

Víctimas recelan del cambio en el acto por Parot

el corte ingles

Las víctimas del terrorismo recelan que a última hora se haya desconvocado la marcha prevista para este sábado en Mondragón para pedir la excarcelación de presos de ETA como Henri Parot, que cumple condena por 39 asesinatos, aunque en su lugar Sare ha propuesto diferentes concentraciones contra la «cadena perpetua», que es como llama al cumplimiento de las sentencias por los asesinatos terroristas.

Entre el historial criminal de ETA destaca el de Henri Parot, un sanguinario miembro de la organización terrorista que mató a siete menores de edad, una fiscal, a militares y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado e incluso a una madre, a la edad de 55 años, de un funcionario de prisiones al que quiso matar mediante un paquete bomba.

A cada una de las 39 víctimas se le ha recordado este viernes en un homenaje celebrado en el Centro Memorial de Vitoria con la presencia de autoridades. Sare desconvocó la marcha en homenaje a Parot a pesar de que ayer la Audiencia Nacional descartó prohibirla, en línea con la Fiscalía, aunque solicitando a la Policía que informara de un posible delito de enaltecimiento y humillación a las víctimas en el desarrollo del acto.

Para este sábado diferentes colectivos de víctimas han convocado varios actos –en Mondragón y en las ciudades donde fallecieron las víctimas de Parot– para contrarrestar el organizado por Sare en Mondragón, que inicialmente quería organizar una marcha de 31 kilómetros, por los 31 años que lleva en la cárcel el veterano terrorista.

Henri Parot es un preso de ETA de 63 años de edad que cumple condena debido a decenas de atentados que dejaron 39 víctimas mortales. Formó parte del comando itinerante ‘Argala’ y fue detenido en abril de 1990 en Sevilla mientras transportaba una furgoneta cargada con 300 kilos de explosivos. De origen francés, fue uno de los principales objetivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

EN PRISIÓN HASTA 2029

Se trata del miembro de ETA que propició la conocida como ‘doctrina Parot’, establecida por el Tribunal Supremo en 2006 y que determinó que los beneficios penitenciarios se aplicaran individualmente sobre cada una de las penas por las que hubieran sido condenados, y no sobre el límite máximo de estancia en prisión de 30 años.

En su caso, la Audiencia Nacional ha rebajado en 20 meses la pena al estimar el recurso presentado por su defensa y descontarle el periodo que pasó en prisión preventiva entre febrero de 2006 y noviembre de 2007, mientras era investigado por un delito de pertenencia a banda armada con la agravante de reincidencia –por el que finalmente fue condenado–, después de que en 2001 escribiera una carta desde prisión en la que animaba a la dirección de ETA a cometer atentados.

La decisión de los jueces va acompañada de una providencia en la que se procede a aprobar la liquidación de condena «con fecha de cumplimiento prevista para el 10 de julio de 2029». Es decir, cumpliría casi 40 años encarcelado por sus múltiples asesinatos, siempre que no haya una decisión penitenciaria que avale su excarcelación.

CASA CUARTEL DE ZARAGOZA Y OTROS ATENTADOS

El rastro de terror de Parot incluye atentados como el de la casa-cuartel de Zaragoza en 1987, que dejó once víctimas mortales –cinco de ellas niños– mediante la colocación de un coche bomba cargado de explosivos. El pasado 17 de marzo, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno tomó declaración por esta acción criminal al exjefe de ETA José Antonio Urrutikoetxea, alias ‘Josu Ternera’, que negó su participación.

Parot cometió una decena de atentados en Madrid, varios de ellos contra militares, o los que acabaron con la vida de Cristóbal Colón de Carvajal y Maroto en 1986 y el de la fiscal Carmen Tagle en 1989. Los atentados de Parot se extendieron por otras localidades como Granada, donde asesinó a Conrada Muñoz Herrera, que recibió una carta bomba dirigida a su hijo, funcionario de prisiones. El primero por el que fue condenado lo perpetró en Irún en 1978, matando al empresario José Luis Legasa Ubiría.

Henri Parot ingresó en prisión el 7 de abril de 1990 y cumple condena acumulada de 41 años por los delitos de asesinatos, atentados, estragos, lesiones y terrorismo. Cumplió las tres partes de la condena en febrero de 2020 y, según informó Instituciones Penitenciarias el pasado mes de marzo, «acepta la legalidad penitenciaria». La Secretaría General del organismo dependiente del Ministerio dispuso por ello su progresión a segundo grado y traslado desde Puerto III-Cádiz a la prisión de León.

ESTRATEGIA PARA LA EXCARCELACIÓN

Desde colectivos como la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) se enmarca el acto de Henri Parot en la estrategia para conseguir la derogación de la reforma de 2003 del Código Penal, que estableció el cumplimiento íntegro de las condenas, así como para propiciar la excarcelación de presos ancianos, enfermos y de los que hayan cumplido las tres cuartas parte de condena.

«No los quieren cerca, los quieren libres», denuncia desde hace meses la AVT, muy crítica con la política de acercamientos de presos de ETA y también con la transferencia de prisiones al Gobierno vasco, ya que recelan que se pueden poner en marcha medidas para facilitar los permisos o aprobar la semilibertad o la libertad condicional.

En el caso de Parot, recuerdan que lleva 31 años preso no porque se le haya aplicado la reforma del Código Penal de 2003, sino porque, estando ya encarcelado, cometió un nuevo delito por el que se le condenó a otros once años, que se suman a las anteriores.