lunes, 25 octubre 2021 16:09

La AN juzga a un etarra por la furgoneta con explosivos interceptada en Zamora en 2010

La Audiencia Nacional juzga desde este lunes a las 10.00 horas al etarra Iñaki Reta de los Frutos por su participación en la organización de la furgoneta cargada de armas y explosivos que la Guardia Civil interceptó en enero de 2010 en Zamora cuando iba camino de Portugal.

En el escrito de acusación, el fiscal propone para Reta de los Frutos 18 años de prisión por el delito de integración en organización terrorista y por el de transporte de armas y municiones y de sustancias explosivas e inflamables.

Adicionalmente, el Ministerio Fiscal interesa la inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de 14 años y la inhabilitación absoluta por tiempo de 18 años. Además, solicita accesoria de inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena, comiso de los efectos del delito y el abono de las costas procesales.

El juicio contra Reta de los Frutos se celebrará dos años después de que la Audiencia Nacional condenase al histórico etarra Mikel Carrera Sarobe, alias ‘Ata’, a 10 años de prisión por el traslado de la furgoneta IVECO. Entonces, el tribunal también condenó a Jon Exteberría Oiarbide a nueve años de prisión.

SUS HUELLAS ESTABAN EN EL MALETERO DE LA FURGONETA

El lunes será el turno de Reta de los Frutos, cuyas huellas dactilares aparecieron en la cinta de embalar que los agentes del Instituto Armado encontraron en la parte trasera de la furgoneta interceptada en Zamora.

El fiscal cree que De los Frutos era un miembro liberado de la banda terrorista ETA y que, junto a Exteberría, actuó en conjunción de esfuerzos y coordinados Carrera Sarobe para el depósito y transporte de las sustancias y componentes explosivos intervenidos en el vehículo.

Además de Sarobe y Exteberría, la Audiencia Nacional ya ha juzgado previamente al conductor, Garikoitz García Arrieta, que se dio a la fuga utilizando el vehículo de los agentes. Tras ser detenido en Portugal, fue condenado a 37 años de cárcel. Por su parte, Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón –que conducía un coche lanzadera en el trayecto– fue condenada a 22 años.