viernes, 22 octubre 2021 03:09

El coladero de la declaración de bienes: así se aprovechan los cargos públicos

Con el objetivo de dar transparencia a la Administración, desde unos años las personalidades políticas deben hacer pública su situación económica. Para ello, se realiza una Declaración de Bienes que se cuelga en las principales páginas webs institucionales donde deben quedar expuestos los bienes mobiliarios e inmobiliarios que dicha persona posee. Estos documentos, que permiten conocer la situación económica en la que se encuentran los dirigentes, varían de un político a otro y se publican en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Mientras existen declaraciones extensas y detalladas como la del presidente del Gobierno Pedro Sánchez que hace públicos hasta los microcréditos otorgados, hay otras que se caracterizan por el ocultismo y llama la atención el poco patrimonio que reflejan a pesar de tener generosas retribuciones anuales muy superiores al salario medio de los españoles. Este es el caso de la portavoz del PSOE e la Asamblea de Madrid, Hana Jalloul, que solo dispone de 4.382,17 euros en su cuenta corriente.

También hay otros perfiles que tardan en dar la información sobre su patrimonio económico. Este es el caso de Iván Espinosa de los Monteros, diputado de Vox que tardó tres meses en presentar su declaración que fue pedida en reiteradas ocasiones. Mientras los nuevos congresistas ya habían colgado sus bienes en el portal de transparencia, diputados como Marcos de Quinto, Joan Baldoví o el ya mencionado Espinosa de los Monteros tardaron más en presentarla.

Sin embargo, las declaraciones más extrañas se dan en las instituciones municipales. Este es el caso del Ayuntamiento de Pozuelo que ha decidido colgar en su web corporativa los bienes del personal eventual que trabaja en el consistorio. Los 23 cargos que figuran en este registro han declarado sus bienes, en algún caso de forma muy escueta como se puede apreciar en la declaración de la jefa de prensa de la alcaldesa que permanece sin ningún tipo de cifra económica valorada en euros. Ella es Maria del Carmen Crespo y ha declarado tener una vivienda, un garaje y un trastero en su posesión sin especificar el valor catastral del mismo. También, en la cuenta de la extrabajadora de la cadena COPE figuran dos cuentas corrientes, un fondo de pensiones y un préstamo en los que no especifica ningún tipo de cifra. Un documento raro en el que no se especifica nada.

UNA VALORACIÓN DE LOS BIENES INMUEBLES COMPLICADA

En todas las declaraciones de bienes de los políticos que nos gobiernan aparecen las propiedades que tienen, es decir, los bienes inmuebles que poseen. El precio oscilante del mercado inmobiliario hace que sea difícil valorar el precio de estas viviendas por lo que se ha instaurado que se aporte el valor catastral del espacio. Esta cifra corresponde a la valoración del bien inmueble que realiza la Dirección General del Catastro que depende del Ministerio de Hacienda.

El valor catastral suele ser muy inferior al valor de mercado

Este valor se calcula atendiendo a la localización del inmueble, la antigüedad del edificio, la calidad de la construcción, los gastos y aptitud para la producción, el coste del suelo o si tiene carácter histórico-artístico, entre otros aspectos. El valor catastral suele ser muy inferior al valor de mercado, al menos para las fincas urbanas, pero el valor de mercado no deja de ser un dato teórico hasta que se vende o compra el activo.

Además, muchas veces las declaraciones de los diputados aparecen incompletas. Aunque es obligatorio dar determinados detalles, estos documentos carecen de los mínimos criterios para garantizar un verdadero ejercicio de transparencia. Los parlamentarios se limitan a cubrir un cuestionario en el que cada uno justifica hasta donde quiere el nivel de intereses y posesiones que le afectan sin que ningún órgano se encargue de verificar esta información. Tampoco Hacienda. Así sus señorías aportan una documentación desactualizada, imprecisa y sin valor documental a efectos legales.