sábado, 23 octubre 2021 15:38

Descubre la importancia del mantenimiento preventivo de las puertas automáticas de garaje

Cada año las puertas automáticas de garaje acumulan horas de uso durante las cuales están expuestas a golpes y condiciones climáticas extremas que pueden causar su mal funcionamiento y en consecuencia limitar su servicio, si no reciben un mantenimiento periódico.

Consejos para el buen funcionamiento de las puertas de garaje y sus automatismos

Las puertas de garaje o barreras automáticas son vulnerables a una serie de factores externos, como por ejemplo la lluvia, el sol, así como el maltrato por parte de los usuarios, los cuales pueden interferir en el correcto funcionamiento de su sistema automatizado y a largo plazo causar un colapso total, si no recibe mantenimiento a tiempo.

Las puertas automatizadas son particulares y tienen sistemas que difieren, dependiendo del modelo y la marca, por lo que su mantenimiento debe ser ejecutado rigurosamente y siguiendo las indicaciones y/o recomendaciones del fabricante.

En general estas barreras automáticas deben recibir un mantenimiento preventivo dentro de un margen de tiempo que nos permita detectar cualquier elemento que pueda producir su mal funcionamiento. Lo ideal es contratar el servicio de una empresa especializada en el área para evitar inconvenientes.

El mantenimiento preventivo de nuestras puertas, independientemente del modelo, evitará cizallamientos, arrastre y el atrapamiento que causa su mal funcionamiento y a su vez se convierte en un problema para los usuarios al momento de ingresar o salir del garaje a bordo de su vehículo.

Para evitar mojarnos bajo la lluvia, ser atracados o simplemente llegar a tiempo para ver el partido de fútbol o la novela, a continuación de facilitamos algunos consejos para que tus puertas automáticas siempre funcionen a la perfección.

Inspecciona el funcionamiento del motor

Para que la puerta abra y cierre correctamente el motor debe tener un nivel de potencia elevado, ya que suelen ser pesadas, debido a que están elaboradas con materiales resistentes. Para verificar si está funcionando correctamente no deben existir ruidos y el mecanismo debe ser suave.

Engrasar las bisagras

Las bisagras por lo general tienden a sulfatarse con facilidad y en consecuencia producir ruidos molestos y la dificultad para que los pliegues de la puerta se muevan. Al aplicar grasa en las bisagras el engranaje se hidrata permitiendo un movimiento ligero y eliminando los ruidos. Además disminuye el esfuerzo del motor.

Evita la humedad en el motor

Es importante que el motor esté protegido del agua y del sol para evitar que sus partes se deterioren. Los cambios de temperatura producen daños en las uniones del motor, así como en las fotocélulas, por tal motivo es necesario protegerlo o ubicarlo en un lugar donde no esté expuesto a estos elementos.

Limpia la puerta y sus alrededores

Cualquier elemento externo, bien sea ramas, hojas secas o el polvo, por mencionar sólo algunos, pueden provocar el mal funcionamiento del sistema automatizado de nuestra puerta de garaje, para evitarlo es recomendable limpiarlas una vez al mes o anualmente (dependiendo si es de uso residencial o garaje) y también sus alrededores.

Cubre cables y mecanismo

El uso de cables con un recubrimiento resistente es recomendado en la instalación del sistema automático de las puertas, ya que esto evitará que ingrese agua y el impacto directo de los rayos del sol, responsables del acelerado. Adicionalmente es recomendable cubrirlos con otro elemento, así como la parte mecánica, para evitar que se alojen insectos, el polvo y las piedras.

Artículo proporcionado por el Servicio Técnico Aprimatic en Madrid Servidoors, empresa de reparación, mantenimiento e instalación de automatismos Aprimatic.