martes, 26 octubre 2021 07:36

Aluvión de críticas a Vox por pedir censurar al Gobierno por decretar un estado de alarma que ellos mismos pidieron

El PSOE, Unidas Podemos y sus socios parlamentarios han abroncado este martes a Vox en el Pleno del Congreso por pedir la reprobación de tres ministros del Gobierno por cuestionar la sentencia del Tribunal Constitucional contra el primer estado de alarma decretado en 2020 por la pandemia de coronavirus. Los portavoces de estos grupos han recriminado a Vox que llevara al TC aquella medida cuando el partido fue uno de los primeros en solicitarla e incluso la apoyó inicialmente en el Congreso.

Vox ha defendido una proposición no de ley en la que pedía que la Cámara Baja censurase a las ministras Pilar Llop (Justicia) y Margarita Robles (Defensa) por cuestionar dicho fallo del Alto Tribunal, y a Félix Bolaños (Presidencia) por ser «el autor material del decreto» que restringió la movilidad. La iniciativa, que se votará en el Pleno del jueves, no tiene sin embargo ninguna posibilidad de salir adelante.

Su portavoz en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, sostiene que la actuación de los tres ministros y de otros del Gobierno supone «una ofensiva sin precedentes» contra el Poder Judicial y, por ende, contra la separación de poderes. «En un Estado de Derecho hay fronteras que no se pueden traspasar», ha manifestado el dirigente de Vox, quien ha acusado al Ejecutivo de coalición de haber hecho del enfrentamiento con el Poder Judicial «una seña de identidad».

EL EPISODIO DE SÁNCHEZ GARCÍA

El grueso de los portavoces que han intervenido en este debate han cuestionado que sea precisamente Vox el que pretenda reprobar a los ministros por valorar la citada sentencia contra un estado de alarma que ellos mismo solicitaron y que luego recurrieron ante el máximo intérprete de la Constitución.

Pero, además, algunos han aprovechado para cargar contra los de Santiago Abascal por el episodio que ha tenido lugar este martes en el Pleno después de que el diputado de Vox José Sánchez García llamara «bruja» a una diputada del PSOE durante el debate de una proposición de ley para penalizar el acoso ante las clínicas abortivas.

Tanto el PSOE como Unidas Podemos han salido en defensa de los tres ministros y han enumerado a Vox una batería de declaraciones de diferentes dirigentes de ese partido criticando y cuestionando la actuación del TC pero también de otros tribunales, como el Supremo.

«Vox ha llegado a decir que el TC está sometido a la corrupción de los partidos políticos o que elude su responsabilidad en el marco legislativo», ha recordado la socialista Andrea Fernández, quien ha calificado de «pulcras, «prudentes» y «cabales» las declaraciones de Robles y Llop sobre la mencionada sentencia del Constitucional, con las que ambas respondieron a preguntas de los periodistas, y ha respaldado la actuación de Bolaños.

«Vox critica la acción judicial asiduamente y utilizan la Justicia cuando les interesa», ha comentado, por su parte, Santiago Romero, de Unidas Podemos, quien ha denunciado la, a su juicio, «doble vara de medir» de «los señoritos de Vox» con los tribunales en España.

CS DENUNCIA EL «POPULISMO» DE VOX

También ha cargado contra Vox el portavoz adjunto Ciudadanos, Edmundo Bal, quien ha denunciado la «demagogia» y el «populismo» con el que, en su opinión, ha actuado este partido con el estado de alarma, pese a reconocer que las declaraciones de las ministras fueron «desafortunadas» y a criticar que el Gobierno siga «sin hacer los deberes» pese al fallo del TC.

Sin embargo, no ha desvelado el sentido de su voto, como tampoco lo ha hecho la diputada del PP Isabel Borrego, quien sí ha criticado por «irresponsables» las declaraciones de Robles y Llop contra el TC y la «intromisión» del Gobierno en la independencia de éste, pero ha recalcado que estos «ataques» no son nuevos. «El Gobierno no respeta ni al Poder Judicial ni al Parlamento», ha sentenciado Borrego, quien ha pedido a Pedro Sánchez revertir sus modos «autoritarios» y respetar la separación de poderes.

De su lado, ERC ha afeado a Vox que pidan reprobaciones «sin base sólida», el PDeCAT le ha acusado de no tener respeto «por ningún órgano constitucional», y Joan Baldoví, de Compromís, ha arremetido contra el diputado de ese partido que ha insultado a una diputada del PSOE por «maleducado, grosero y chabacano».

Ante esto, el señalado se ha dirigido, malhumorado, a la Presidencia del Congreso, ejercida en ese momento por el vicepresidente primero, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien ha pedido a Baldoví que retirase los indultos al diputado del Vox. Ante su negativa, Gómez de Celis ha pedido retirarlos del Diario de Sesiones.