jueves, 21 octubre 2021 20:46

Lanzarote envía un equipo para ayudar en el dispositivo de emergencias de La Palma

El Cabildo de Lanzarote, a través del Consorcio de Seguridad y Emergencias, enviará en las próximas horas un equipo humano y material a la isla de La Palma para sumarse al dispositivo de emergencias desplegado en dicho lugar con motivo de la erupción volcánica que se produjo el pasado domingo en la zona de Cumbre Vieja.

En concreto, el equipo que enviará está formado por un cabo y tres bomberos, así como dos vehículos, un BUP (Bomba Urbana Pesada) y un Romero, un vehículo ligero de intervención que trabajará «codo con codo» con los efectivos y medios de Tenerife y Gran Canaria para sofocar los estragos del volcán y el mar de lava que «está arrasando con todo, viviendas, zonas de cultivo y otras infraestructuras», según ha informado la institución insular en nota de prensa.

Al respecto, la presidenta del Cabildo de Lanzarote, M.ª Dolores Corujo, ha subrayado que esta catástrofe natural «está causando un verdadero drama, ya que cientos de familias han perdido absolutamente todo lo que tenían y otras miles de personas continúan siendo evacuadas ante el avance de la lava».

«Lanzarote está con La Palma y desde aquí queremos trasladar toda nuestra solidaridad al pueblo palmero», apostilló.

Asimismo, el consejero insular de Seguridad, Francisco Javier Aparicio, ha apuntado que desde «el minuto uno el Consorcio de Seguridad y Emergencias de Lanzarote ha puesto a disposición del operativo conjunto de los consorcios de Tenerife y Gran Canaria cuantos efectivos sean necesarios para colaborar en las labores de evacuación y extinción de incendios».

Añadió que «cada semana, y durante el tiempo que sea necesario, se desplazará desde Lanzarote un equipo formado por cuatro bomberos que se irán rotando para garantizar un servicio continuado y profesional que asistirá en la zona de emergencias de La Palma».

Las coladas de lava del volcán de La Palma, en su avance hacia el mar, han cubierto hasta ahora «más de un centenar de hectáreas de terreno y han destruido a su paso 166 casas y otros inmuebles, afectando a los municipios de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte».