martes, 26 octubre 2021 06:54

La acusación particular del caso Ghali pide citar como testigo a la directora de gabinete de Marlaska

La acusación particular ejercida por el abogado Antonio Urdiales ha pedido al juez que investiga la entrada a España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, que cite a declarar en calidad de testigo a Susana Crisóstomo, directora de gabinete del Ministerio del Interior.

En un escrito de 20 de septiembre, el letrado ha reclamado al titular del Juzgado de Instrucción Número 7 de Zaragoza, Rafael Lasala, que lleve a cabo a la citación al considerar que el departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska estaba «al tanto» de la llegada del líder polisario a territorio español.

«Salvo que la presencia de Ghali en Logroño, el 18 de abril de 2021, no le hubiera sido puesta de manifiesto a la Policía Nacional por un acto de revelación extrasensorial, lo lógico y normal es que el Ministerio del Interior estuviera al tanto de la operación», ha indicado.

La acusación ha defendido la tesis de que la exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya –que ya figura como imputada en la causa– coordinó «con otros Ministerios» la entrada del líder polisario a España.

En concreto, ha señalado a la cartera de Interior, «habida cuenta de que la ambulancia que trasladó a Ghali desde Zaragoza hasta Logroño fue escoltada por fuerzas policiales», algo que ha desconocido en sede judicial el exjefe de gabinete de González Laya, también investigado en el procedimiento.

«Sobre el conocimiento de la Excma. Sra. Ministra de Defensa, Margarita Robles, dada su condición de exmagistrada, expreso mis reservas y es probable que fuese ‘puenteada», ha precisado el letrado.

TESTIFICAL DE CARMEN CALVO

La petición se enmarca en el escrito en el que pide las testificales de la exvicepresidenta primera Carmen Calvo y su directora de gabinete, María Isabel Valldecabres, después de que ambas fueran señaladas por el exjefe de gabinete de Exteriores, Camilo Villarino.

La acusación ha destacado el relato de Villarino sobre una llamada telefónica que dijo recibir el 15 de abril de la jefa de gabinete de la vicepresidenta en la que ésta, «siguiendo instrucciones», le preguntó si se estaba sopesando la posibilidad de que Ghali viniera a España.

«Hay que presumir que Carmen Calvo tenía serias sospechas y alertas de que Ghali iba a ser introducido de forma clandestina», ha señalado como argumento para reclamar su comparecencia.

ENTRADA Y SALIDA DE GHALI

El líder del Frente Polisario llegó el pasado 18 de abril en un avión argelino a la Base Aérea de Zaragoza, sin pasar controles de fronteras ni documentación. Desde allí partió en una ambulancia al Hospital San Pedro de Logroño y fue ingresado en el centro sanitario bajo el nombre de Mohamed Benbatouche.

La madrugada del 2 de junio salió de España rumbo a Argelia, después de comparecer ante el juez Santiago Pedraz por varias querellas presentadas en su contra por presuntas violaciones de los Derechos Humanos en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf. El instructor de la Audiencia Nacional no dictó ninguna medida cautelar al no ver indicios de delito que apuntaran a Ghali.