lunes, 18 octubre 2021 07:51

El PPCV denuncia el retraso de la Generalitat Valenciana para frenar la trata

El PP valenciano denuncia el retraso de la Generalitat en aplicar medidas contra la trata de mujeres y la explotación sexual en el Pacto Valenciano contra la Violencia de Género y Machista.

Con motivo del Día Internacional contra la Explotación Sexual y la Trata de Personas, su portavoz de Igualdad en Les Corts, Marisa Mezquita, y la responsable del área de Mujer e Igualdad del partido, Paz Carceller, han analizado este jueves el cumplimiento de la iniciativa que los ‘populares’ llevaron a comisión y que fue aprobada el pasado 15 de abril.

En esta iniciativa se solicitaba desarrollar, en toda su extensión, la totalidad de medidas relativas a la lucha contra la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual contempladas en el pacto.

También se pedía coordinar, junto a la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) y en colaboración con las administraciones, la elaboración de un protocolo marco de intervención con víctimas de trata para la explotación sexual en la Comunitat al que pudieran adherirse todos los municipios que lo desearan.

«La aprobación de la iniciativa fue una satisfacción, pero lamentablemente vemos cómo han pasado los meses y se ha quedado en una propuesta sobre el papel, ya que no ha habido avances ni han hecho nada», afirma Mezquita en un comunicado.

Otra de las propuestas de resolución que incluía la iniciativa era instar al Gobierno a elaborar un nuevo plan integral de lucha contra la trata de mujeres y niñas, con el fin de que este incorporara las observaciones y recomendaciones resultado del ‘Plan integral de lucha contra la trata de mujeres y niñas (2015-2018)’. Pero, denuncia, tampoco se sabe si el Consell ha realizado los contactos necesarios y ha trasladado este mandato de Les Corts al Gobierno.

Para el PP, es una cuestión que requiere de la implicación de todos como sociedad, ya que la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual es una forma más de violencia contra la mujer en una de sus expresiones más crueles y denigrantes, además de suponer una violación de los Derechos Humanos.