jueves, 28 octubre 2021 10:23

Desalojado con cargas policiales un botellón de 2.000 personas en Santiago

el corte ingles

La policía desalojó este jueves en Santiago de Compostela a un grupo de más de 2.000 jóvenes que se reunieron en el exterior de un local de ocio nocturno tras el cierre del mismo y, dadas las quejas de los vecinos y «las negativas de los jóvenes a abandonar la zona», fueron dispersados «con cargas policiales puntuales y dirigidas a grupos concretos».

El alcalde de Santiago de Compostela, Xosé Sánchez Bugallo, ha confirmado los hechos y ha defendido la actuación policial durante la noche de este jueves en los alrededores de la discoteca Ruta, en la zona del Ensanche compostelano.

«Cuando la Policía da unas instrucciones y no son obedecidas, tiene el derecho de defenderse y el deber de poner fin a una situación de infracción que está ocasionando molestias a los vecinos de la zona», ha asegurado Bugallo.

Y es que durante la noche de este jueves, a partir de las 3,00 horas, al cerrar la mencionada discoteca y ser desalojado el local, grupos de jóvenes se reunieron en la zona para seguir con la fiesta y celebrar un botellón. El regidor ha matizado que no todos provenían del interior de la discoteca –«donde habría 200 o 250 personas»–, y que la multitud podía alcanzar las 2.000 personas.

«CONFLICTO DE ORDEN PÚBLICO»

Bugallo ha recalcado que la policía actuó tras solicitar a los jóvenes que abandonasen la zona, algo que no ocurrió y que algunos grupos comenzaron a lanzar objetos -botellas, vasos y similares–, según ha confirmado el propio alcalde, a los agentes, «motivo que provocó la carga policial». El alcalde ha asegurado que no le consta que se disparasen pelotas de goma, como aseguran algunos de los participantes.

El alcalde ha informado además de que hay un agente policial herido, aunque «leve y dado de alta». En los vídeos grabados por algunos de los jóvenes, publicados en redes sociales, se ve a jóvenes con heridas sangrantes; a lo que Bugallo ha aseverado que está «seguro» de que los agentes utilizaron «la fuerza necesaria y suficiente para conseguir el objetivo de que se disolviese la concentración». Todavía no se conoce el balance de heridos entre los participantes en la aglomeración.

«No me gusta ver estas imágenes en Santiago pero con esas multitudes y a esas horas, que no son las más claras del día, es difícil concretar las actuaciones», ha defendido Bugallo, que ha insistido en que comprende la «necesidad» de los jóvenes de socializar tras 18 meses de pandemia, pero «una concentración de 2.000 personas, haciendo ruido a las 3 de la mañana, no está justificada en ningún sitio».

MÁS INCIDENTES

Este viernes, la Policía Nacional ha informado de que ha abierto diligencias por los hechos ocurridos esta pasada noche, unos hechos que Bugallo ha lamentado que hayan dejado de ser «problemas de convivencia» para convertirse en «problemas de orden público».

Así, se identificó a 11 personas, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado. Además, otras dos personas fueron identificadas para la posterior tramitación de denuncias por faltas de respeto y consideración a los agentes.

El de Ruta no fue el único incidente registrado esta noche en la capital gallega. En la Praza Roxa fueron desalojadas 40 personas de una aglomeración y en el Parque de Belvís, una persona fue identificada por la celebración de un botellón. La Policía Local acudió también a 11 fiestas en pisos y realizó diversos controles e inspecciones en locales de hostelería.

COMPOSTELA ABERTA PIDE QUE SE INVESTIGE

Por otra parte, y respecto a las cargas policiales frente a Ruta, el grupo municipal de Compostela Aberta, en la voz de Marta Lois, ha pedido que se investigue lo sucedido y, aunque ha hecho un «llamamiento» a la responsabilidad de los jóvenes, ha insistido en que conviene «aclarar si las actuaciones fueron proporcionadas, ya que las imágenes difundidas en redes sociales dejan serias dudas al respecto».

Con todo, ha matizado que la llamada a la responsabilidad «no puede significar criminalizar al estudiante, como algunos quisieron hacer a principios del pasado curso».

«Cargas como las que vimos ayer sólo pueden darse ante hechos de mucha gravedad y algunas de las imágenes de violencia policial difundidas por las redes sociales muestran como las Unidades de Intervención cargaron contra chicos y chicas que estaban en pequeños grupos, provocando contusiones y heridas sangrantes en la cabeza a algunos jóvenes», ha indicado Lois.

EL PP CRITICA LA FALTA DE PREVISIÓN

El presidente del Partido Popular de Santiago, Borja Verea, también se ha pronunciado sobre los incidentes. Lo ha hecho este viernes tras visitar Barrio Xardín, acompañado por vecinos y comerciantes, «para conocer esta problemática».

Verea ha señalado que hay que «evitar» que Barrio Xardín se convierta en una nueva «zona caliente o zona cero» de botellones, por lo que ha pedido «tolerancia cero» con ese tipo de comportamientos.

Además, ha asegurado que lo ocurrido en la noche de este sábado es «una falta de previsión», ya que «en las últimas semanas se estaba viendo como el problema iba a más, y era sabido que este jueves iba a ser muy complicado».

El líder de los populares compostelanos ha remarcado además que «hay que ser conscientes de que son jóvenes que lo que quieren es divertise», por lo que, desde las administraciones, habría que «darles alternativas para que no se produzcan ese tipo de situaciones».

Por último, Verea ha incidido en que para los vecinos de la zona también se trata de «un problema de salud», ya que además de «altercados o suciedad», «se genera un problema grave en aquellas familias que noche tras noche no pueden dormir».