domingo, 24 octubre 2021 17:32

La distancia de 1,5 metros en el ocio nocturno de Galicia no será obligatoria

El protocolo del ocio nocturno, que permanece pendiente de validación del TSXG, recoge que la distancia de seguridad de 1,5 metros, que rige en general como medida sanitaria, no sea obligatoria, aunque sí deban mantenerse el resto de medidas de seguridad.

Fuentes de la Consellería de Sanidade todavía se tenía que perfilar la literalidad de esta cuestión que fue pactada en días pasados con el sector del ocio nocturno, que explicó en las distintas negociaciones que no era posible, por la naturaleza de la actividad, garantizar el cumplimiento del 1,5 metros, de ahí que pidiesen el certificado covid para toda la actividad como requisito.

Sin embargo, la Xunta ha optado por incorporar el certificado covid –recuperación de la enfermedad, pauta de vacuna completa o prueba diagnóstica negativa– unicamente al nivel de seguridad dos, el que permite el 75 por ciento de aforo y abrir hasta las 4 de la madrugada. El nivel uno se queda en un 50 por ciento de aforo y con horario hasta las 3 horas.

La Consellería de Sanidade ha explicado, en todo caso, que el empresario deberá informar y poner las medidas necesarias con el fin de que el 1,5 metros de distancia se cumpla lo máximo posible, si bien en los casos en que no lo sea deberá vigilar el uso de la mascarilla. También son necesarias las medidas de ventilación del local, las cuales van incorporadas también al protocolo.

El documento, que tiene que ser validado por el TSXG y luego se publicará en el Diario Oficial de Galicia (DOG), incluye un tercer nivel (al igual que la hostelería) para activar en el caso de que la situación epidemiológica adquiera gravedad. En ese caso, solo se podrá abrir las terrazas al 50 por ciento, con los clientes sentados en mesas y hasta la 1 de la madrugada.

Este tercer nivel extraordinario estaría vinculado a una eventual gravedad de la situación epidemiológica y de la ocupación asistencial de los centros sanitarios gallegos. Solo sería aplicable en el caso de que lo decidiesen las autoridades sanitarias (no como los niveles que rigen en general y que dependen del grado de cumplimiento de medidas de seguridad de los establecimientos).

Cada local podrá adherirse a uno de los dos niveles recogidos en el protocolo, que proporcionan más aforo y más horario en el caso de más seguridad en sus requisitos. La principal diferencia entre ambos es el curso de formación de los empleados, que será de cuatro horas para adquirir las dos ‘cunchiñas’, y la petición del certificado covid-19 –vacunación, prueba negativa o recuperación de la enfermedad–.

Este protocolo pretende ser un «marco estable» para el sector, con niveles de compromiso que son independientes de la situación epidemiológica, como en el caso de la hostelería, y salvo el caso de riesgo extremo.

NIVELES DE COMPROMISO

En el nivel uno de compromiso, por el que se recibe una ‘cunchiña’, se establece el aforo actual –50 por ciento en interior, 75 en exterior– y el horario límite de 3 de la madrugada. El personal trabajador deberá realizar un curso formativo de dos horas de duración.

En el nivel dos de compromiso, por el que se reciben dos ‘cunchiñas’, se fija una capacidad máxima del 75 por ciento en el interior y del 100 por cien en las terrazas. Para acceder a los locales es preciso el certificado (pendiente de aval del TSXG) y el horario límite será a las 4 de la madrugada. El personal tendrá que realizar un curso de 4 horas de duración.

De forma general, se deberán cumplir el conjunto de las medidas higiénico-sanitarias establecidas, como son el uso obligatorio de la mascarilla, mantener la distancia de seguridad –en la medida en que se pueda, pero de forma aconsejable–, garantizar la desinfección y limpieza periódica del local y la renovación del aire y control de los niveles de CO2. El cumplimiento de las medidas del nuevo plan serán supervisadas por los inspectores de la Dirección Xeral de Saúde Pública.

CRÍTICAS DE FESDIGA

Al hilo de esta situación, el presidente de la Federación Gallega de Empresarios de Salas de Fiesta y Discotecas (Fesdiga), Samuel Pousada Soaje, ha asegurado el sector está «indignado y ofendido» ante la «falta de sensibilidad y respeto» de la que acusa a la Consellería de Sanidade hacia el ocio nocturno y, especialmente, hacia las salas de fiesta, baile y discotecas de Galicia.

«Se nos convoca a correr el día anterior a una reunión muy importante para el sector, ya que se pretende elaborar y consensuar un nuevo protocolo. Es insultante que ni se molesten en enviar el borrador», ha apuntado en un comunicado, en el que apuntan que todavía no cuentan con el documento.

«Se nos vende como reuniones de grupo de trabajo y lo que se hace es imponer a la fuerza. Es vergüenza que no tengamos ni unos días para poder leerlo, estudiarlo, consultarlo con los socios afectados, y poder opinar y hacer alegaciones», ha lamentado Fesdiga, quien ha ironizado con que la consellería y el comité de expertos «ya los abren todo».

«Desde Fesdiga estamos muy molestos por la falta de tacto y respeto a nuestro colectivo, castigado por la covid y cerrado desde hace 18 meses», ha señalado, al respecto de lo que ha agregado que en el primer borrador se les dio hasta las 17,30 horas y ahora «se pretende retirar».

«Ni en los horarios no dejan recuperar la normalidad (ya lo hacen muchas Comunidades Autónomas y provincias), perjudicando y discriminando como siempre a las salas de fiesta y discotecas, que disponemos de un horario más amplio. Si ya resulta difícil recuperar a la clientela, ahora debemos compartirla con los demás locales», ha indicado.

Se preguntan si Sanidade «pretende fomentar el botellón», salvo que «crea que todos los jóvenes de todos los locales de ocio al salir se van a ir todos a casita».

Además, la federación concluye que el protocolo «sirve para poco o nada» y «vulnera los derechos de los ciudadanos al obligar a presentar certificado covid o realizar una prueba», lo cual está pendiente del TSXG. «Si quieren mantenerse en esa postura conservadora y cómoda, es mejor que la Consellería de Sanidade no haga nada. Si realmente pretenden buscar un consenso hacia una nueva normalidad, no entiendo como algunas comunidades están abriendo el ocio nocturno sin tantos requisitos (sin aforos, sin restricciones, con horarios normales, etc), y aquí seguimos igual, haciendo normas y protocolos de cara a la galería», ha sentenciado.