jueves, 21 octubre 2021 06:43

Geólogo prevé un efecto «limitado» en el medio marino del volcán Cumbre Vieja

La llegada de la lava del volcán Cumbre Vieja al océano tendrá un efecto «limitado» en el medio marino, según ha apuntado el geólogo y profesor titular de la Universitat de València, Carlos de Santisteban.

La lava líquida y fluida que ha presentado el volcán de la isla de La Palma en los últimos días ha permitido que la colada de lava haya podido avanzar hasta el mar, a través de un acantilado, y que haya ido rellenando el fondo marino. «Se está creando un cono con material consolidado que está emergiendo, el efecto que puede tener es el relleno de una zona costera poco somera creando tierra emergida», ha destacado este científico.

En su opinión, la colada tendrá efectos limitados en el medio marino porque afectará a una pequeña área en la que el agua puede llegar a evaporarse al alcanzar los 100 grados centígrados, lo que provocará la muerte de la fauna fija en estos fondos de la isla.

«Los peces que puedan escapar al notar el aumento de la temperatura se marcharán pero la fauna fija no podrá escapar», ha señalado Santisteban quien cree que esta situación no tendrá efectos a decenas de metros pero que, en todo caso, eso es algo que podría variar si la cola de lava «va avanzando» y abre otras bandas de desplazamiento.

Santisteban ha recordado que la temperatura de la lava puede llegar desde los 800 grados a los 1.200, y que en el contacto con el mar, el agua marina al ser un fluido con un movimiento más rápido, puede hacer que el agua se caliente pero que a su vez se irá dispersando esta fuente de calor por las corrientes, por lo que no va a calentar más agua que el que se encuentra en el lugar «donde cae la colada».

«Si sigue avanzando la colada de lava y llega a crear un depósito que emerge, eso se irá extendiendo a medida de que va avanzando sobre el mar y cabría la posibilidad de que la isla gane un poco de territorio, eso dependerá de los días que emita lava y el tipo de lava», ha comentado este experto en geología quien ha recordado que buena parte de esta isla canaria creció de este modo.

No obstante, Santisteban cree que el volcán podría suponer un problema mayor si durante su erupción deja de seguir rellenando la colada de lava ya existente y se desparrame lateralmente, buscando otros caminos. «Esto haría que la lava avanzara por otras zonas de la isla, ya que con una forma más fluida, la lava haría que su trayectoria fuera más rápida y afectaría a más poblaciones de las que se han visto perjudicadas hasta ahora», ha subrayado.

«GENERA UN AEROSOL TÓXICO PARA SER INHALADO»

Este científico de la Universitat de València ha recordado que el frente de contacto de la lava con el agua ha generado unos aerosoles de agua evaporizada con las partículas de la ceniza, que junto al sodio y al cloro, generan un tóxico que es «peligroso para ser inhalado», por lo que ha valorado positivamente las labores de evacuación que han permitido que este humo no haya llegado a las poblaciones.

Respecto a la dirección de la emisión de gases, Santisteban ha destacado que si el material piroclástico de grano fino sigue los efectos Neo atlánticos, esto implicaría que la nube podría llegar al océano Atlántico, en su empuje por el aire, y que finalmente se iría asentando en los fondos marinos siguiendo su dirección habitual.

Si por el contrario la nube de gases se dirige hacia el norte de la isla, estos gases podrían llegar a la atmósfera y que, dependiendo la altura alcanzada por la corriente de piroclásticos, podría llegar hasta la superficie europea.