jueves, 21 octubre 2021 20:28

La llegada de la lava al mar obliga a mantener el confinamiento en cuatro barrios de La Palma

La llegada al mar de la colada de lava del volcán de La Palma en la noche de ayer y la formación de una nube de vapor de agua y otros gases, posiblemente tóxicos, ha obligado a mantener el confinamiento de los barrios de San Borondón, Marina Alta, Marina Baja y La Condesa, todos ellos situados en la costa el municipio de Tazacorte.

Así lo ha informado Rubén Fernández, sustituto del director técnico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, y que ha comparecido en rueda de prensa junto a la portavoz del Comité Científico, María José Blanco, directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias.

Rubén Fernández ha incidido en que, a pesar de que parezca que la colada está canalizada, la erupción «no está estabilizada». Por ello, se ha decidido mantener las medidas adoptadas en cuanto a la evacuación de la población de las zonas afectadas por la lava, así como las medidas vinculadas al confinamiento de los barrios citados.

A este respecto, ha indicado que se está realizando un estudio de seguimiento de los gases emitidos por el contacto de la lava con el mar y hasta que no se tengan unos resultados definitivos que garanticen que estas zonas están fuera de riesgo, se mantendrán las medidas de confinamiento.

Por otro lado, ha avanzado que se permitirá de nuevo el regreso de personas para la retirada de enseres, pero siempre fuera del perímetro de exclusión de 2 kilómetros respecto al volcán. Si las condiciones lo permiten, a partir de mañana también se permitirá a los agricultores de las comunidades de regantes que están fuera de ese perímetro se seguridad acceder a sus fincas para regar sus plantaciones.

En este sentido, Rubén Fernández indicó que se está trabajando con la Guardia Civil para establecer un convoy de seguridad, mientras que la Unidad Militar de Emergencias (UME) se encargará de realizar un control de la calidad del aire en la zona de Puerto Naos para poder permitir la entrada a dichas zonas agrícolas. Esto también se realizará en la zona que queda al norte de la montaña de La Laguna.