jueves, 20 junio 2024

Las compañías temen volar a La Palma: así afecta la nube de ceniza volcánica a los aviones

Volar a La Palma no es seguro debido a la nube de ceniza volcánica y es por ello que diversas compañías aéreas han decidido cancelar sus vuelos a la isla canaria. A pesar de que Aena mantiene abierto el aeropuerto y Pedro Sánchez no se haya planteado cerrarlo, los pilotos alertan de que no es seguro que aterricen y despeguen aeronaves desde el aeropuerto internacional de La Palma. El gestor aeroportuario ha puesto en marcha labores de limpieza de la ceniza y ha optado por mantener la operatividad de las pistas a pesar que las cenizas ya cubran una extensión de más de mil hectáreas.

El volcán de Cumbre Vieja entró en erupción hace más de una semana y, nueve días después, la lava ha llegado al mar generando gases tóxicos que podrían afectar a la salud de los ciudadanos que se encuentren en las inmediaciones del volcán. Según informan los expertos, la erupción está provocando nube de ceniza volcánica llena de rocas minúsculas que está acompañada de gases que podrían ser nocivos para el ser humano.

Precisamente esta nube de ceniza es la que afecta a la seguridad de las aeronaves. Según relatan fuentes de los controladores aéreos a MONCLOA.com, uno de los grandes problemas que acarrea la nube es que afecta a la visibilidad de los pilotos, que podrían tener graves problemas para aterrizar en la pista en caso de que la nube sea muy espesa y que exista ceniza en la pista. Además, las pequeñas rocas que contiene este nube podrían llegar a los motores de los aviones llegando incluso a crear una capa y terminar parándolos en el peor de los escenarios.

los gases de la nube erosionan y corroen la estructura de los materiales de los aviones

Asimismo, los gases de la nube erosionan y corroen la estructura de los materiales de los aviones que podrían verse afectados si entran en contacto con la nube. Una grieta en el fuselaje del avión podría provocar una diferencia de presiones que terminaría en una rotura de la estructura de la aeronave.

LOS PILOTOS PREOCUPADOS POR EL DESPLAZAMIENTO DE LA NUBE

Las compañías Iberia, Iberia Express, Binter, Vueling y Canaryfly suspendieron el pasado viernes los vuelos a La Palma por la nube de ceniza. Binter, la aerolínea que conecta las Islas Canarias, explicó que se vio obligada a tomar esta decisión por causas de fuerza mayor, que le llevan a adaptar su operativa a la situación meteorológica cambiante con el objetivo de preservar la seguridad. No obstante, Binter ya ha retomado alguna de sus líneas.

A652C7F6 E308 4228 B342 92FD85D0E35A Moncloa

El aumento de actividad del volcán ha provocado una nube de cenizas de cuatro kilómetros de alto. Un fenómeno similar al que se vivió en Islandia con la erupción del volcán Eyjafjalla que llegó a paralizar el tráfico aéreo en Europa. El temor a que las partículas volcánicas parara los motores de los aviones hizo que doce países de la UE cerraran su espacio aéreo, una situación que podría ocurrir en La Palma en caso de extenderse la nube.

Asimismo, los pilotos alertan del peligro que supone el desplazamiento de la nube con las corrientes de aire. Según relatan fuentes de control aéreo a este medio, «los pilotos miran en la ruta si hay este tipo de nubes para evitarlas ya que por climatología pueden cambiar de lugar».