martes, 19 octubre 2021 20:34

Roldán: No podemos minimizar el desafío que supone la utilización de los fondos UE

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha afirmado este jueves que «no se puede minimizar» el desafío que supone la llegada y la utilización de los fondos europeos Next Generation EU debido al corto plazo de los fondos, por la cantidad «ingente» que va a llegar y por la falta de experiencia en las áreas de inversión.

Roldán ha citado al comisario europeo de Presupuestos y Administración, Johannes Hahn, quien recientemente ha asegurado que el periodo para absorber los fondos europeos «es más corto que el de los estructurales», lo que «pone más presión sobre los Estados para usarlos de forma significativa, responsable, sostenible e inteligente».

Así lo ha trasladado durante su intervención en el XXVIII Encuentro del Sector Financiero organizado por Deloitte, Sociedad de Tasación y ABC.

En concreto, ha recalcado que la llegada de los fondos supone un desafío por el «plazo es muy corto, son recursos muy ingentes y sobre áreas en las que no tenemos experiencia previa, lo verde y lo digital, que es distinto de la construcción de una autopista o de una gran infraestructura».

Además, ha afirmado que las características de estas inversiones son «más etéreas y más reducidas en tamaño» y ha recordado que España «no ha sido capaz» de gastar los fondos estructurales europeos en los últimos años. «La planificación es muy importante, pero la ejecución es en donde nos la jugamos», ha añadido.

Por otro lado, ha resaltado el papel de «acompañamiento» de la banca en la toma de decisiones de los clientes y ha recordado que el papel de la banca no es decidir cuáles son las inversiones, sino evaluar la viabilidad de las mismas, detectando proyectos e identificar los problemas que pueden surgir, y financiarlas.

En cuanto a los desafíos del sector, Roldán se ha referido a la posible subida de la ratio de mora «que esperamos y no sabemos donde está». «Si no tenemos mora es una gran noticia porque la situación es muchísimo mejor de lo que habríamos podido esperar», ha afirmado, una situación que se debe a las medidas de apoyo a nivel nacional y europeo, si bien indica que hay «un cierto retraso» en los problemas.

Además, ha sumado como factores para explicar esa falta de incremento de la mora en las provisiones que realizó la banca durante 2020 que ha posibilitado el saneamiento, así como la venta de carteras de activos. De esta forma, Roldán considera que, desde el punto de vista de solvencia, liquidez y rentabilidad, la banca «está preparada para financiar el proceso de recuperación económica».

GRAN RETO, LA «BANCA EN LA SOMBRA»

Roldán, cuyo mandato al frente de la AEB terminará en 2022 tras ocho años de presidencia, ha realizado un breve repaso de los cambios que ha experimentado el sector en los últimos dos decenios. En este sentido, ha destacado que se han vivido «tres crisis de una vez cada 100 años» en este lapso de tiempo, como son los atentados del 11 de septiembre de 2001, la crisis financiera y la pandemia de Covid-19.

Ante esta consecución de crisis, Roldán ha destacado la «capacidad de resistencia» de la sociedad, aunque ha considerado que «nos tenemos que preparar porque estamos viviendo en un mundo muy distinto al que podíamos prever».

Sobre el sector bancario, Roldán ha afirmado que una situación que no esperaba «bajo ningún concepto» era la actual con bajos tipos negativos de forma permanente. «Todavía estoy intentando pensar exactamente qué supone conceptualmente el tipo de interés negativo, el sacrificio que supone ahorrar no solo no te lo premian sino que te lo penalizan», ha añadido al respecto.

Además, ha identificado a la «banca en la sombra» como «gran amenazada» del futuro. «Cuando tienes operadores que están apalancados, que se embarcan en transformación de plazos y cuyo activo principal es el riesgo de crédito, esas entidades son cuasibancarias, y no bancarias», lo que significa que «están intentando escapar a la regulación bancaria», ha afirmado el presidente de la AEB.

En este sentido, ha recordado que la crisis financiera global de 2008 tuvo un componente de sistema bancario en la sombra «muy importante» y ha citado a los ‘brokers dealers’ y compañías de seguros estadounidenses como ejemplo.

Esta situación se produce, asimismo, en un mundo donde la digitalización está acelerando las tendencias, creándose «un nuevo sistemas financiero en la sombra, mucho más complejo y mucho más difícil de detectar».

Por último, ha pedido que la concesión de crédito se someta a licencia administrativa con el objetivo de proteger al consumidor.