miércoles, 20 octubre 2021 09:00

Batet dice que la sociedad no tiene «interiorizada» la igualdad democrática entre hombre y mujer

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha señalado este viernes que, a su juicio, la sociedad no tiene todavía «interiorizados» los valores democráticos que garantizan la igualdad entre el hombre y la mujer y que recoge la Constitución.

En una entrevista en TVE, Batet ha celebrado las leyes que garantizan esa igualdad, aunque ha sostenido que es la sociedad la que tiene que «avanzar» en los «valores democráticos» porque las normas llegan «hasta un punto».

Así se ha expresado en el día en el que se cumplen nueve décadas de la aprobación Pleno de las Cortes del artículo de la Constitución de la Segunda República que permitió a las mujeres españolas acudir por primera vez a las urnas en las elecciones de noviembre de 1933.

Batet — que, junto a la ministra de Igualdad, Irene Montero, inauguró este jueves las jornadas dedicadas a esta efeméride organizadas en el Congreso– ha defendido que aún queda «camino que recorrer» para conseguir lo que ha denominado «igualdad real» entre hombres y mujeres.

Según Batet, la brecha salarial, la brecha en pensiones, corresponsabilidad, el reparto igualitario de las tareas domésticas y el cuidado de niños y la violencia de género son «asignaturas pendientes» de la democracia. En esta línea, ha trasladado que los poderes públicos tienen que «impulsar» políticas que igualen al hombre y a la mujer.

MACHISMO EN POLÍTICA

La presidenta de la Cámara Baja ha relatado que en política se «alza más» una voz masculina que explica lo que la mujer ha expuesto antes o que hay políticos que hablan a sus compañeras con otros términos que «si fueran hombres». «Episodios de machismo en la política sigue habiendo», ha expresado.

En este sentido, ha recordado que en la legislatura del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero hubo un Gobierno igualitario con mitad hombres y mitad mujeres. «Fue una gran conquista», ha aseverado. Pero al mismo tiempo, ha reconocido que la media de hijos entre barones del Ejecutivo era mayor que la de mujeres por lo que ha argumentado que las ministras ven su vida personal «más afectada» en comparación a sus compañeros. «Eso sigue siendo desigualdad», ha concluido.