lunes, 25 octubre 2021 12:10

El aumento del coste energético en Europa aboca a la industria a cortes de producción

La escalada de los precios energéticos de este año en Europa está llevando a que la industria con un consumo más intensivo «se vea abocada al cierre de producción», según apunta un análisis de la coyuntura del mercado elaborado por el Grupo ASE.

En esa línea, advierte de que «ya se están produciendo parones voluntarios en plantas de fertilizantes o recortes en el sector del acero» y alerta de que si la salida de la crisis energética no proviene de la reacción de la oferta, el ajuste puede venir por la destrucción de la demanda y tener un alto coste económico a largo plazo.

El equipo de analistas de ASE también ha destacado que las pequeñas comercializadoras de electricidad y gas se están «descapitalizando» y considera que «muchas no podrán aguantar esta situación» debido a que las coberturas son insuficientes para hacer frente a la escalada del precio.

En cambio, opina que la situación de las grandes es distinta porque, aunque están cancelando contratos en vigor con sus clientes, «son empresas verticalmente integradas, con cobertura natural de generación sobre el riesgo de subida del ‘pool’ (el mercado mayorista)», aseveran los analistas de ASE.

EL GAS ELEVA LOS PRECIOS ENERGÉTICOS

El rally alcista de los precios energéticos tiene su origen en el gas y ello se debe a distintos factores, explican los autores del análisis. Uno de ellos es la escasez de oferta debido a la creciente demanda de gas debido a los procesos de descarbonización de potencias industriales como China y Europa, que están endureciendo las restricciones a la generación con carbón y encuentran en el gas una solución a corto plazo para sus objetivos al emitir menos CO2 y resolver la intermitencia de las renovables.

Otro de los motivos que subrayan es que la baja cotización del gas y del petróleo que tuvo lugar en 2019 y 2020 desincentivó la inversión en nuevos proyectos. «Hasta 2025 no podremos ver una nueva ‘ola’ de gas natural licuado, porque la puesta en marcha de un nuevo suministro requiere entre 3 y 5 años», aseveran.

En esa línea, también señalan que si la negativa de Rusia a aumentar la oferta de gas, a pesar de su precio, se debiera a un problema de capacidad, la puesta en marcha del gasoducto Nordstream 2 «no tendría el efecto esperado».

CAE LA PRODUCCIÓN DE LAS RENOVABLES EN ESPAÑA

En cuanto al mercado español, la generación de electricidad se redujo en septiembre un 4,7% en términos interanuales, pero el descenso ha sido desigual, dado que la producción de las renovables ha disminuido un 8,9% mientras que la de las no renovables ha bajado un 2%, indica ASE.

La energía nuclear lideró el mix energético en el noveno mes del año con el 25% del total y le siguen los ciclos combinados de gas (22%), que han tenido su aportación más elevada de los últimos doce meses, y la fotovoltaica, que ha crecido un 31% y supone el 10% del mix.

Entre las tecnologías con más peso, la que más recorta su producción ha sido la eólica, con un descenso del 22,2%. «Su aportación es decisiva para restar presencia al gas y evitar que los precios se vean impulsados por los altos precios de oferta de los ciclos combinados, afectados por el encarecimiento del gas y del CO2», consideran los analistas.

En esa línea, estiman que cuando llegue el invierno la producción eólica «debería duplicarse» respecto a los niveles de septiembre y, en circunstancias normales, deberían desplazar a los ciclos combinados de gas y, en consecuencia, reducir los precios del mercado español.