lunes, 18 octubre 2021 06:00

Euskadi levanta la emergencia y entra en etapa de vigilancia con aforo de 80% en recintos de más de 5.000 personas

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado este martes que levanta la emergencia declarada en Euskadi por la pandemia de la covid-19 y entrará en una etapa de vigilancia sanitaria con aforo del 80% en eventos que se desarrollen en recintos con capacidad para más de 5.000 personas.

Las mascarillas se mantendrán en interiores, y en exteriores cuando no exista una distancia interpersonal de metro y medio. El decreto del Gobierno Vasco que recogerá estas medidas entrará en vigor a partir del próximo jueves.

Urkullu ha comparecido ante los medios de comunicación en la sede de Lehendakaritza tras la última reunión del Consejo Asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) en la que se ha decidido levantar la emergencia sanitaria en Euskadi y desactivar la mayoría de las restricciones adoptadas para luchar contra la covid-19, siguiendo con las recomendaciones del informe de la Comisión científico-técnica.

Todos los integrantes de la mesa institucional y la técnica que han realizado el seguimiento de la situación epidemiológica para establecer las medidas a seguir en cada momento han acompañado al presidente del Gobierno Vasco.

El Lehendakari ha explicado que el impacto del coronavirus en Euskadi en este momento «deja de tener una afección crítica» para el funcionamiento del sistema sanitario, de manera prioritaria, y para el desarrollo suficiente de la actividad precovid.

SITUACIÓN ENDÉMICA

Iñigo Urkullu ha destacado que el tratamiento de la situación puede abordarse en la actualidad «como endémica». En este sentido, ha explicado que el número de infecciones se vuelve relativamente constante a lo largo del tiempo, aunque puede haber «brotes ocasionales».

Los datos y la tendencia actual se corresponden con las previsiones establecidas en el Plan Bizi Berri IV, que prevé el levantamiento de las medidas limitativas de horarios, aforos y estructuración de las diferentes actividades.

FIN DE LA DECLARACIÓN DE EMERGENCIA

«Esto significa que puede ponerse fin a la Declaración de la situación de emergencia sanitaria. Significa, así mismo, que pueden anularse las principales medidas restrictivas o limitativas que estaban en vigor, aunque con el mantenimiento de cautelas preventivas básicas», ha remarcado.

En todo caso, ha reconocido que esta «indudable mejoría de la situación no disipa por completo las incertidumbres y amenazas latentes que se concentran en tres puntos: la imprevisibilidad del virus debido a su elevada capacidad de mutación, el déficit de vacunación en amplias áreas del planeta y la incertidumbre sobre la persistencia de la inmunidad natural o vacunal».

Por ello, ha subrayado que, en esta una nueva etapa de vigilancia sanitaria, se mantendrá una limitación del 80% de aforo eneventos que se desarrollen en espacios cerrados en recintos con capacidad superior a 5.000 personas.

De la misma forma, ha dicho que «continuará en vigor la obligatoriedad de uso de mascarillas en interiores, y en exteriores cuando no pueda mantenerse la distancia interpersonal».