lunes, 18 octubre 2021 08:55

Vox exige la dimisión de Batet por dar un «golpe de Estado institucional» con el «secuestro» del Congreso

el corte ingles

La secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona, ha exigido este martes la dimisión de la presidenta de la Cámara, Mertixell Batet, tras la decisión del Tribunal Constitucional de declarar ilegal el ‘cerrojazo’ parlamentario durante el estado de alarma.

Olona ha calificado de «golpe de Estado institucional» la decisión de la Mesa del Congreso del 19 de marzo de 2020, tras las primeras restricciones por la pandemia, de ‘congelar’ los plazos de las iniciativas, lo que implicaba dejar en suspenso las respuestas del Gobierno o la presentación de enmiendas a los proyectos y proposiciones de ley.

A juicio de Vox, aunque la decisión fue colegiada de la Mesa del Congreso, Batet fue su máxima impulsora y ahora debe asumir su responsabilidad presentando su dimisión. «Lo que hemos tenido es un Gobierno de España con poderes ilimitados», ha denunciado Olona en una comparecencia ante la prensa tras conocer el fallo del TC.

Por su parte, el líder del partido, Santiago Abascal, ha publicado un ‘tweet’ denunciando que se «amordazara» a la oposición para que no denunciara que el Gobierno había declarado un estado de alarma «ilegal». «Solo Vox llevó a los tribunales este atropello a la democracia. Solo Vox pedirá responsabilidades», ha vaticinado el presidente del partido.

Olona ha recordado que los diputados de su grupo parlamentario fueron los únicos en recurrir judicialmente este «secuestro» y solo recibieron el apoyo de la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo, quien dijo que el Parlamento no debía cerrarse «ni en tiempos de guerra».

«Es un recurso que ojalá nunca hubiéramos tenido que interponer y que ojalá nunca se hubiera producido el fallo que acabamos de conocer», ha asegurado sobre un cierre parlamentario que se produjo cuando cree que precisamente «más demandaban» de los diputados los ciudadanos.

Olona considera que era «evidente» que se estaban «atropellando» los derechos a la participación política de los ciudadanos a través de sus representantes en las Cortes Generales y ha acusado al Gobierno de utilizar como «excusa» la crisis del coronavirus para «expropiar» derechos y libertades «de manera inconstitucional».

Con ello, Olona ha querido dirigirse directamente a los ciudadanos, independientemente de su ideología, para avisarles de que esta decisión fue «un atropello» directo a ellos y que recuerden lo que costó lograr el actual Estado de derecho y democrático en España.

Además, ha enviado un mensaje de «apoyo y cariño» a los miembros del poder judicial y del Tribunal Constitucional en «tiempos difíciles para la justicia». «Si cae la justicia habrá caído el último dique de contención que está sosteniendo la democracia ante un Gobierno que ha demostrado que no tiene ningún límite», ha advertido.

Según ha reconocido, tanto ella misma como otros miembros de Vox criticaron la lentitud del Tribunal Constitucional en la resolución de sus recursos, lo que ha achacado a «presiones» de PP y PSOE. En cualquier caso, ha apuntado que, por ejemplo, la sentencia sobre el primer estado de alarma no ha sido «papel mojado» porque ha supuesto la anulación de las multas impuestas a los ciudadanos.

«HA LLEGADO EL MOMENTO DE HABLAR»

La dirigente de Vox ha censurado además que se filtrasen a los medios de comunicación la argumentación que los letrados del Congreso enviaron al Tribunal Constitucional en respuesta al recurso de Vox, así como una misiva que ella misma remitió a Batet el 10 marzo de 2020 pidiendo la suspensión del Pleno tras conocer que su diputado Javier Ortega Smith había dado positivo en coronavirus.

«Hasta el momento he callado por respeto al Tribunal Constitucional y por no añadir presiones. Pero ha llegado el tiempo de que yo hable», ha advertido Olona, que ha denunciado esas filtraciones y ha asegurado que ella misma envió otro escrito a Batet solo un día después asegurando que la siguiente semana ya podrían acudir al Pleno del Congreso los diputados de Vox con plenas garantías sanitarias.