viernes, 22 octubre 2021 02:07

Vox propone endurecer las penas por los delitos contra la autoridad

Vox quiere que la agresión, intimidación o la desobediencia a los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado esté castigada de forma más severa en el Código Penal para «proteger la vida e integridad física» de las autoridades policiales.

La formación liderada por Santiago Abascal registró el pasado 27 de septiembre una proposición de ley, en la que plantea endurecer las penas por los delitos contra los agentes para «conseguir un efectivo refuerzo y una suficiente consolidación del principio de autoridad» de los mismos.

Así las cosas, Vox conmina a la Cámara Baja a modificar el artículo 550 del Código Penal para modificar el castigo relacionado con la agresión, intimidación y resistencia a los agentes o funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones.

En concreto, la pena pasaría de castigar el atentado contra la autoridad de tres meses a un año de prisión a un periodo de entre dos años y seis meses a cuatro años. Además, elevaría la pena de prisión en los demás casos con condenas de uno a tres años de cárcel –en la actualidad está penado de seis meses a tres años.

Asimismo, también plantean el endurecimiento de las penas por los atentados contra cargos políticos o contra jueces, alcanzando un castigo de entre tres a seis años de prisión, frente a la pena de uno a seis años contemplada en la legislación.

AGRAVAR LAS PENAS POR DESOBEDECER A LA AUTORIDAD

Por otro lado, la formación también apuesta por incluir penas más severas para aquellas personas que se resistan o desobedezcan gravemente a la autoridad. El castigo actual, de tres meses a un año de cárcel, pasaría a ser de seis meses a un año.

Y en lo referido a los castigos ligados a las personas que falten al respeto y a la consideración debida a la autoridad en el ejercicio de sus funciones, Vox propone que la ley amplíe la duración de la multa aparejada a estas actitudes, y que comprendería en un periodo de seis meses a un año.

Todas estas modificaciones persiguen un mismo fin, según recoge la proposición de ley: «Generar una mayor prevención en la comisión de este tipo de delitos y así conseguir una reducción notable en la comisión de los mismos», dando de esta forma «un cumplimiento efectivo a la función preventiva del Derecho Penal».

Una serie de propuestas que Vox plantea frente a «quienes, con desprecio a los agentes de la autoridad» hacen «de los delitos de atentado, resistencia y desobediencia una práctica habitual, y que en la mayoría de los casos queda o bien impune o con una insuficiente intervención».

Y, para defender su postura, el partido que lidera Abascal asegura que toma como punto de partida «el incremento de este tipo de delitos en los últimos años», además de seguir «el modelo de otros países» –como Francia, Italia y Alemania– y de aunar «las reivindicaciones y propuestas de multitud de sindicatos y asociaciones».