miércoles, 27 octubre 2021 17:44

El FMI prevé un crecimiento con sin precedentes para Marruecos y España se plantea más inversiones

El pronóstico global del FMI para 2021 se mantiene sin cambios desde abril de 2021. Sin embargo, hay algunas revisiones compensatorias. Las perspectivas para los mercados emergentes y las economías en desarrollo se han reducido para 2021, especialmente para el Asia emergente.

Por otro lado, las previsiones para las economías avanzadas se han revisado al alza. Las revisiones reflejan la evolución de la pandemia y los cambios en el apoyo político. La mejora de 0,5 puntos porcentuales para 2022 se debe en gran parte a la mejora planificada para las economías avanzadas, en particular los Estados Unidos, que refleja la legislación de apoyo presupuestario adicional planificada en la segunda mitad de 2021 y la mejora de las medidas de salud en general en todo el grupo.

¿Y Marruecos en todo esto? El país ha realizado un gran esfuerzo para combatir la pandemia de Coronavirus. Al 12 de octubre, más de 23 millones de personas han sido vacunadas, incluidos más de 21 millones que recibieron dos dosis. Inmunizar a las personas contra el virus también está inmunizando a la economía de los golpes duros.

La vida está volviendo a la normalidad y los negocios se están recuperando. Las previsiones de crecimiento son muy favorables. Tras una caída del 6,3% del PIB en 2020, el FMI prevé una vigorosa recuperación del 5,7% para 2021 con una tasa de inflación del 1,4%. En sus previsiones anteriores, la institución pronosticaba solo un 4,5%. Lo que significa que entre las dos previsiones pasó algo bastante importante que le dio al país un crecimiento del 1,2%.

La campaña de vacunación explica esta revisión al alza. Y esto nos muestra que el primer factor de desarrollo es la salud de los ciudadanos. El segundo es su educación, por supuesto. Para producir y consumir, primero hay que mantenerse vivo, gozar de buena salud y tener los conocimientos necesarios tanto para la producción como para el consumo. Por eso Marruecos ha movilizado todos sus recursos para luchar contra la pandemia y ha desarrollado la educación a distancia para que las medidas restrictivas no retrasen el proceso de conocimiento.

Por lo tanto, el hospital y la escuela son las principales instituciones de desarrollo y esto debe reflejarse en los programas gubernamentales y ser visible en las leyes financieras.
¿No merecen los ministerios de salud y educación nacional estar en la cima de la jerarquía gubernamental? Si es así, no hace falta decir que los trabajadores de estos sectores deben ser tratados de la mejor manera posible. De la labor de estos departamentos dependerán todos los demás, industria, agricultura, equipamiento, comercio interno e internacional, cultura, turismo, seguridad, justicia…

Todo ello, supone una oportunidad para España. España continuó siendo el principal socio comercial de Marruecos durante el año pasado al representar el 28,4% de los intercambios realizados por este país con la UE, con un valor estimado en 144.400 millones de dírhams marroquíes (más de 13.200 millones de euros), según informa Morocco World News a partir de los datos facilitados por la Oficina de Cambios.