sábado, 23 octubre 2021 13:42

MSF: El alarmante frenazo en los diagnósticos de la tuberculosis está costando miles de vidas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de publicar su Informe Mundial de Tuberculosis (TB), que revela que la cantidad de muertes por la enfermedad ha aumentado por primera vez en más de 10 años. Para MSF este «alarmante frenazo» en los diagnósticos de la tuberculosis está costando miles de vidas.

Esta alarmante reducción en la detección y notificación de casos refleja las interrupciones de la oferta y la demanda en los servicios de pruebas para la TB. MSF señala que, aunque nuevos proveedores están ingresando al mercado, muchos servicios de pruebas para la TB en algunos países aún dependen de las pruebas GeneXpert suministradas por Cepheid.

Esta corporación de diagnóstico con sede en los EEUU ha recibido más de 250 millones de dólares en inversiones públicas en la última década para desarrollar y desplegar la tecnología GeneXpert, «pero millones de pacientes no se han beneficiado de ello y la empresa está cobrando por precios abusivos por las pruebas a los países de ingresos bajos y medios».

«A pesar de las múltiples alarmas que ha hecho sonar la sociedad civil en todo el mundo, Cepheid se niega a ofrecer transparencia sobre el costo de producción y los márgenes de ganancia de las pruebas para TB, COVID-19 y otras enfermedades», advierte la organización.

MSF pide a Cepheid, así como a todos los proveedores de pruebas para el diagnóstico de la tuberculosis, que garanticen la disponibilidad de esas pruebas, que sean asequibles y que se adapten a las necesidades reales de los países donde van a usarse.

«No podemos aceptar que año tras año mueran cerca de un millón y medio de personas por tuberculosis, una enfermedad curable, por el simple hecho de no tener acceso a los diagnósticos y medicamentos que pueden salvarles la vida. El aumento de muertes por tuberculosis en 2020 es alarmante. En parte es debido a la pandemia de COVID-19, pero es necesario hacer mucho más para garantizar que las personas con tuberculosis sean diagnosticadas y tratadas», señala Stijn Deborggraeve, responsable de acceso a diagnósticos de la Campaña de Acceso de MSF.

» MSF está proporcionando pruebas y tratamiento para la tuberculosis en 38 países. No podemos aceptar que las personas con tuberculosis no puedan acceder a las pruebas de diagnóstico que necesitan solo por el hecho de que haya empresas como Cepheid, que priorizan las ganancias sobre las vidas de millones de personas», concluye.